Saludos, este post se habilita con el fin de poder discutir y reflexionar sobre temas relacionados en la investigación en la didáctica de Enseñanza de las Ciencias Naturales orientada hacia tres ejes temáticos:

1. CTS
2. Constructivismo. 
3. Mejorar la práctica educativa.

Las participaciones sobre estos tres puntos deben estar orientadas en la Enseñanza de las Ciencias a través de Metodología Indagatoria.

Deben realizar participaciones reflexivas y con argumentos. 

Atentamente 
Oscar Barahona Aguilar
Director
Cátedra Enseñanza de las Ciencias
UNED

Visitas: 548

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Saludos compañeros. Este es mi aporte con respecto a uno de los puntos de estudio.

¿Qué es educar para una nueva ciudadanía?

La educación es un pilar fundamental en cualquier nación en lo que respecta a la formación de una nueva sociedad y con la formación de ciudadanos en lo que respecta a sus diferentes generaciones; estas son sumamente necesarias para el caminar de una sociedad desde cualquier enfoque que se quiera ver.
Según Medina (2015) es claro que la educación es la clave para poder alcanzar otros muchos objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Cuando las personas pueden acceder a una educación de calidad, pueden escapar del ciclo de la pobreza. Por consiguiente, la educación contribuye a reducir las desigualdades y a lograr la igualdad de género.
Como lo menciona el autor la educación en una ciudadanía contribuye a lograr un equilibrio entre las diferentes generaciones de personas que integran una sociedad y por ende considero desde mi perspectiva que todas las personas deben ser educadas en sus diferentes niveles, ya que entre menos alfabetización exista en una nación eso significaría que su población se acerca a un desarrollo moderno para poder comprender todos los cambios que se experimentan a través de los tiempos como parte de proceso evolutivo que debe existir en los bienes que utiliza la humanidad para solventar sus necesidades y poder sobrevivir.
Un aspecto muy importante, y que sin duda nuestro país lo aplica y se somete de muy buena manera corresponde al hecho de que la educación sea gratuita y que todos los ciudadanos se inserten en ella. Es prioridad del MEP hacer valer la educación como un derecho humano que toda persona tiene, y parece ser que el sistema educativo se ha aceptado muy bien este aspecto, al tener diferentes programas para educar a su población, que involucra desde los más jóvenes y hasta lo mas adultos en los programas de aula abierta, por ejemplo, el cual permite acceso a aquellas personas que por alguna razón tuvieron que abandonar su educación siendo jóvenes. Desde mi punto de vista lo considero relevante y ventajoso, como un punto a favor de nuestro sistema de educación y desde luego da significado en lo que respecta a la frase de educar para una ciudadanía.
Es importante recalcar el papel fundamental de los involucrados en la educación, ya que, desde los gobiernos, las escuelas, los docentes, padres de familia y por supuesto que los estudiantes, todos son un grupo integral que buscan un solo objetivo como lo es crear buenas generaciones para una sociedad, crear buenos ciudadanos que sean responsables ante sus deberes y a la vez ser ejemplares para las generaciones que vienen atrás empujando por ingresar a una sociedad activa.
En síntesis, se puede afirmar con propiedad que en ámbito educativo y en concordancia con una buena ciudadanía, el mantenimiento de la paz, un desarrollo sostenible, erradicación de la pobreza es lo que un verdadero sistema de enseñanza debe buscar y enfatizar en sus objetivos, y desde luego que un buen rumbo es la calidad de la pedagogía, que tiene que ser en igualdad para todos sus integrantes sin excepciones.

Bibliografía:
Medina A (2015). La importancia de la Educación. Madrid, España. Editorial Pearson.

Buenas noches compañero Jonathan, me gustaría agregar a su aporte y a la vez realizar el mío complementando su participación. Según el MEP en cuanto al punto de mejoramiento en la práctica educativa, tiene la iniciativa de una Educación para una Nueva Ciudadanía,que "tiene como prioridad la formación de personas críticas y creativas, que reconozcan y respeten las diferencias culturales, étnicas, de género, de orientación sexual y de religión" (MEP, 2017, P.8). Este cambio en la educación permite formar un estudiante que sea capaz de aportar a cambios, mejoras y opiniones dentro de la sociedad, ser un ente activo y poder generar propuestas, pero esto se logra a mi parecer, mediante los otros dos puntos. Las CTS y el constructivismo, según Gallego, Pérez, Gallego y Pascuas (2004, p.258), el constructivismo identifica que “desde el saber común o cotidiano o como producto de experiencia”, mediante el docente puede llevar al alumno a reflexionar y conocer su entorno, comprender como funciona, para detallarlo y poder manipularlo y crear cambios en él.

Mediante el constructivismo el estudiante tiene un aprendizaje verdaderamente significativo, los conceptos que estudia no se le vuelven ajenos y puede lograr llevarlos a la práctica, siendo el estudiante el principal actor en su aprendizaje, en el cual debe deducir, crear, criticar e investigar desde talvez una simple pregunta, como por ejemplo: ¿Porqué vemos el zacate verde y no de otro color? qué hace veamos así, desde ahí se crea una incógnita, una duda que por nuestra naturaleza indagatoria, nos crea incertidumbre y nos lleva a investigar y debatir hasta encontrar una respuesta. Aquí es donde sale el tercer punto los TCS tan necesarios para llevar esta labor a cabo, son una herramienta que permite llevar la ciencia de la mano con la tecnología, pretender hacer ciencia solo sentados en una silla, estáticos y oyendo no es en realidad ciencia, la ciencia es hacer y los TCS permiten crear experiencias sobre temas de ciencias y relacionarlos con tecnologías actuales, esto es necesario para el mejoramiento de la educación científica, estar siempre renovando, creando, actualizándose y relacionando la teoría con los cambios que se dan dentro de la sociedad y contextualizando.

La educación en ciencia debe tener la tarea de ser siempre innovadora y aceptar los retos que se le presentan para poder crear un estudiante capaz de ayudar dentro del ámbito científico a realizar mejoras y comprender su entorno.

Bibliografía:

Ministerio de Educación Pública. (2017). Nueva Política Educativa. La persona: centro del proceso educativo y sujeto transformador de la sociedad.

Gallego, R., Pérez, R., Gallego, A. P. y Pascuas, J. F. (2004). Didáctica constructivista: aportes y perspectivas. Educere, 8 (25), 257-264.

Buenas noches, compañero. Me parece muy interesante su intervención con respecto a la importancia de utilizar un enfoque social en la enseñanza de las ciencias y la tecnología en nuestro sistema educativo. Estoy de acuerdo con la idea de abordar las Ciencias desde un enfoque integral que abarque la relación estrecha que existe entre la Ciencia-Tecnología y la sociedad misma para cultivar en los estudiantes un sentido de responsabilidad social aplicado a la Ciencia. Es trascendental para el avance sostenible de la sociedad, educar personas quienes sean conscientes de la existencia irrefutable de intereses sociales de índole económico, político y académico que dan rumbo a las investigaciones tecno científicas y ser capaces de discernir entre avances retrógrados- destructivos y los positivos para el desarrollo sostenible de la sociedad. El avance de la Ciencia y la Tecnología no puede seguir siendo un estire y encoge tirado a la suerte para decidir si nuestro destino como humanidad es algún día la erradicación de las guerras y la pobreza, o si desaparecemos para siempre sumergidos en la auto destrucción y el caos tecnológico. Referente a este dilema de la sociedad, García et al (2001) puntualizan lo siguiente:
“La ciencia aplicada y la tecnología actual están en general demasiado vinculadas al beneficio inmediato, al servicio de los ricos o de los
gobiernos poderosos, por decirlo de un modo claro. Sólo una pequeña porción de la humanidad puede permitirse sus servicios e innovaciones. Podemos preguntarnos cómo van a ayudarnos cosas como los aviones supersónicos, la cibernética, la televisión de alta definición o la fertilización in vitro, a resolver los grandes problemas
sociales que tiene planteada la humanidad: comida fácil de producir, casas baratas, atención médica y educación accesible”.

Con respecto al párrafo anterior, quiero aclarar que mi idea no es desalentar a los nuevos científicos de intentar viajar al espacio o de realizar mejorar a los modernos aparatos de uso común, sino más bien promover un balance con responsabilidad social para también dedicar esfuerzos de la comunidad Científica para resolver problemas urgentes inmediatos de la humanidad como lo es el calentamiento global o la pobreza extrema.

Los estudiantes deben tener claro que algunas motivaciones del ser humano hacia la Ciencia no son responsables. Por ejemplo, a principios del siglo XX, las grandes potencias mundiales empleaban cientos de científicos en la investigación desafortunada de la Tecnología y la Ciencia para mejorar sus defensas en tiempos de guerra; mejores aeronaves, bombas, armas, y hasta submarinos de guerra. Por otro lado, tenemos el ejemplo de los avances para beneficio de la humanidad, como es el caso de la invención de la computadora. Ahora todos los sistemas financieros bancarios y de almacenamiento profesional de información dependen del tan afortunado avance. De esta manera, nuestras clases de Ciencias se pueden convertir en semillero de nuevos científicos motivados por la responsabilidad sobre las repercusiones sociales de sus hallazgos científicos. Tal vez este enfoque de responsabilidad social se convierta en el inicio de un verdadero avance Tecno-Científico dirigido al bienestar de la humanidad y de su entorno.

Referencias:

Garcia et al. (2001). Ciencia, Tecnología y Sociedad: una aproximación conceptual. Obtenido de http://ibercienciaoei.org/CTS.pdf

1. Según Murillo (2001) CTS: la expresión ciencia tecnología y sociedad, suele definir un ámbito de trabajo académico, cuyo objetivo de estudio esta constituido por aspectos sociales de la ciencia y la tecnología, tanto en lo que concierne a los factores sociales que influyen sobre el cambio- tecnológico, como en las que atañe a las consecuencias sociales y ambientales. La centralidad de las tecnologías resulta evidente en las sociedades contemporáneas, los estudios sociales de la tecnología se han valido de esta evidencia para poder florecer y desarrollarse sin inconvenientes. Ciencia, tecnología y sociedad configuran una triada conceptual más compleja que una simple serie sucesiva. El conocimiento científico de la realidad y su transformación tecnológica no son procesos independientes y sucesivos, sino que se hallan entrelazados en una trama en la que constantemente se anudan teorías y datos empíricos con procedimientos técnicos y artefactos.

2.Constructivismo. Se entiende por constructivismo la corriente de pensamiento según la cual el conocimiento no es una copia de la realidad, sino una construcción del ser humano; esta construcción se realiza con los esquemas que la persona ya posee (conocimientos previos), o sea, con lo que ya construyó en su relación con el medio que la rodea. En este sentido, el proceso de obtención de conocimiento no guarda relación directa con una realidad ontológica, sino que dicho proceso construye la realidad observada. Está centrado en la persona, concibe que ella, partiendo de sus experiencias previas y en interacción con otras, construye nuevos conocimientos respecto a un objeto, siempre y cuando se trate de algo significativa (Agudelo B, & Estrada A, 2012)

3. Mejorar la práctica educativa.
La mejora de la practica educativa es un reto de todo docente esta debe de ser de carácter social, objetiva e intencional. En ella intervienen los significados, percepciones y acciones de las personas involucradas en el proceso educativo, la relación educativa con los alumnos es el vínculo fundamental, , se necesita de una buena práctica docente es donde se incluye la planeación que facilita que las competencias y estrategias de aprendizaje se desarrollen, para ello es importante que los docentes además de planear sus clases y actividades sepan evaluar dichas competencias, considerando las evidencias que se les solicita a los estudiantes y valorándolas por medio de instrumentos como portafolios por ejempl. El incremento de recursos tecnológicos y la proliferación de cursos de formación permanente para su introducción en la enseñanza han acercado las tecnologías al profesorado por lo cual retomando el enfoque socio formativo da cuenta de que la formación profesional se ha aislado de las profesiones mismas, a pesar del esfuerzo realizado, parecen todavía relativamente escasos los usos educativos realmente innovadores, es de suma importancia la aplicación de las TCS en la educación y el muy acertado enfoque constructivista donde sea el estudiante el autor de su propio conocimiento.
Bibliografía:
Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), 2001 Bravo Murillo, 38 28015 Madrid España
Agudelo B, & Estrada A, 2012, Constructivismo y construccionismo social: Algunos puntos comunes y algunas divergencias de estas corrientes teóricas Artículo tipo 1: de investigación científica. Prospectiva No. 17: 353-378, noviembre 2012

La CTS en la enseñanza
Buenos días compañero y profesores, este es mi aporte saludos.
La orientación CTS surgió a finales de la década de 1960 y comenzó a extenderse a la enseñanza general alrededor de 1980. Desde entonces, el interés por ella en ese nivel educativo ha ido creciendo. (Valdés & Romero, 2011)
De acuerdo con Valdés & Romero, (2011) algunos factores que determinan la necesidad de atender a las interrelaciones C-T-S en la enseñanza general son:
1. Cambios originados por el creciente desarrollo de la ciencia y la tecnología.
La ciencia y tecnología hoy día presenta cambios importantes ejemplo de esto es que la ciencia que se hace se expresa con mayor preferencia en lo tecnológico, también que la ciencia de la naturaleza a desplazado a la física por la ciencia de la vida entre otros cambios.
Estos cambios de pueden catalogar como culturales, debido a que trascienden de diversas formas en la vida cotidiana. Algunos cambios importantes son los siguientes:
Gran influencia de la tecnología en la vida del mundo natural y social.
Desarrollo de nuevas ramas, ejemplo de estas son ciencia e ingeniera de materiales y la nanotecnología, provocando cambios en la percepción de la sociedad respecto al lugar que ocupan las ramas clásicas.
Expansión de sus modos de pensar y actuar más allá de sus límites, a diversas esferas de la sociedad.
Desarrollo de un nuevo entorno con el cual interaccionan las personas (productos multimedia, plataformas interactivas, Internet), lo que conduce a la necesidad de preparar para ese entorno, y también de modificar las funciones de la clase y del maestro.
Extensión en diversos países a la obligatoriedad educativa en general a personas a edades avanzadas, es decir lo que provoca es que supone enseñar ciencia a la mayoría, con gran diversidad cultural y motivacional.
Disminución de estudiantes en los diferentes países que eligen estudiar ciencia.
2. Insuficientes resultados de la educación científica.
Los resultados en la educación científica causa gran preocupación, sin embargo, muchos de los estudiantes que culminan sus estudios no adquieren conocimientos, habilidades ni forma de pensar y comportarse imprescindibles en la sociedad actual. Aunque estos sean de gran importancia para el desempeño de la labor de la enseñanza de las diferentes materias de ciencia, es decir en el currículo y la práctica de la enseñanza se continua con ideas y metodologías utilizadas en el pasado.
Esto desencadena un mayor reclamo en una alfabetización científica real, debido a que se comprende que los resultados obtenidos en la educación científica se deben a la imagen deformada que existe de la ciencia y la tecnología, la cual se refleja en el desconocimiento de esta en su esencia.
Aportes de la orientación educativa a la CTS.
a. Alfabetización científico-tecnológica.
b. Elevación de la calidad del proceso de enseñanza-aprendizaje.
c. Desarrollo de actitudes y valores.
d. Motivación por el aprendizaje.
Por todo lo anterior es importante el hacer uso de las CTS, porque a través de esta motivamos a los estudiantes a estudiar carreras universitarias relacionadas con la ciencia y la tecnología, gracias a que su educación se basó en usar técnicas y herramientas tecnológicas que le permitieron, ampliar conocimiento significativo, mediante la adquisición de habilidades y destrezas en ramas de la ciencia, por lo tanto, no habrá el temor en estudiar una carrera relacionada en el área científica.
Según nos afirma Valdés & Romero, (2011); sobre la orientación CTS en la enseñanza general es su contribución a la formación de ciudadanos científica y tecnológicamente alfabetizados, es decir formamos ciudadanos capaces de ser críticos, analísticos, siendo capaces de responder y opinar científicamente y tecnológicamente.
Bibliografía:
Valdés, P. & Romero, X. (2011). Orientación CTS, un imperativo en la enseñanza general. Revista Iberoamericana de Educación. 4(55), p.1-9.

Buenas noches compañera, quisiera compartirte lo siguiente: Las instituciones de enseñanza constituyen espacios donde se llevan a cabo y se configuran las prácticas de los docentes; estos escenarios son formadores de docentes, debido a que modelan sus formas de pensar, percibir y actuar (De Lella, 1999). El impacto de esta influencia modeladora puede observarse en el hecho de que las prácticas docentes dentro de una institución determinada, presentan regularidades y continuidad a través del tiempo.
La práctica docente de acuerdo con De Lella (1999), se concibe como la acción que el profesor desarrolla en el aula, especialmente referida al proceso de enseñar, y se distingue de la práctica institucional global y la práctica social del docente.
García–Cabrero, Loredo, Carranza, Figueroa, Arbesú, Monroy y Reyes (2008), plantean la necesidad de distinguir entre la práctica docente desarrollada en las aulas y una práctica más amplia, llevada a cabo por los profesores en el contexto institucional, denominada práctica educativa. Esta última se define como el conjunto de situaciones enmarcadas en el contexto institucional y que influyen indirectamente en los procesos de enseñanza y aprendizaje propiamente dichos; se refiere a cuestiones más allá de las interacciones entre profesores y alumnos en el salón de clases, determinadas en gran medida, por las lógicas de gestión y organización institucional del centro educativo. Todo lo ocurrido dentro del aula, la complejidad de los procesos y de las relaciones que en ella se generan, forma parte de la práctica docente, en tanto que los factores contextuales, antes tratados como variables ajenas al proceso de enseñanza y de aprendizaje, aquí se consideran parte de la práctica educativa.
Por tanto, la práctica docente se concibe como el conjunto de situaciones dentro del aula, que configuran el quehacer del profesor y de los alumnos, en función de determinados objetivos de formación circunscritos al conjunto de actuaciones que inciden directamente sobre el aprendizaje de los alumnos.
Al respecto, Zabala (2002) señala que el análisis de la práctica educativa debe realizarse a través de los acontecimientos que resultan de la interacción maestro–alumnos y alumnos–alumnos. Para ello es necesario considerar a la práctica educativa como una actividad dinámica, reflexiva, que debe incluir la intervención pedagógica ocurrida antes y después de los procesos interactivos en el aula. Esto significa que debe abarcar, tanto los procesos de planeación docente, como los de evaluación de los resultados, por ser parte inseparable de la actuación docente.

Referencias bibliográficas
De Lella, C. (1999). Modelos y tendencias de la formación docente. Consultado el 25 de febrero de 2008 en: http://www.oei.es/cayetano.htm
García–Cabrero, B., Loredo, J., Carranza, G., Figueroa, A., Arbesú, I., Monroy, M. y Reyes, R. (2008). Las aproximaciones teórico–metodológicas en los trabajos de la RIED: consideraciones en torno a la construcción de un modelo de evaluación de la práctica docente. En M. Rueda (Ed.), La evaluación de los profesores como recurso para mejorar su práctica (pp. 162–220). México: IISUE–UNAM–Plaza y Valdés.
Zavala, A. (2002). La práctica educativa, cómo enseñar. Barcelona: Grao.

Buenas noches compañeros:

La ciencia es una actividad social muy compleja que involucra a muchas personas diferentes, y nos afecta a todos, todos los días. Se puede ver desde dos puntos de vista diferentes. Por un lado, está la forma cómo la sociedad influye en la creación del conocimiento científico y en el desarrollo tecnológico. Pero, por otro lado, está también la forma cómo la ciencia y la tecnología afectan nuestra vida y la de las sociedades actuales.

En ninguna otra época de la historia de la humanidad, la ciencia ha estado tan omnipresente en la vida diaria como ahora. Para el educador del área de las ciencias esto significa un reto, porque ya no se trata sólo de impartir la teoría y evaluar el conocimiento adquirido por los estudiantes al final de un período escolar, sino que implica, también, acercar al estudiante a la realidad de que la ciencia es un factor cambiante de la sociedad y que esta, es a su vez, transformada por el hombre, muchas veces en forma favorable, pero en otras ocasiones con perjuicios para el mismo ser humano.

Desde este punto de vista, la educación científica exige, necesariamente, un cambio de paradigma, en el cual la orientación CTS (Ciencia-Tecnología-Sociedad) contribuya, como lo señalan (Valdés y Rojas, 2011, p. 3, cit. Caamaño y Vílchez, 2001), a “la formación de ciudadanos científica y tecnológicamente alfabetizados”.

Por otro lado, hay que reconocer que muchos programas de educación científica todavía se enfocan en asignaciones individuales de estudiantes y evaluación individual, mientras que la tendencia debería ser hacia el trabajo en equipo. Igualmente, y no menos importante es que, para que la ciencia atraiga fuertemente a la juventud necesita, también, ser desmitificada por los educadores, es decir, presentada de una manera atractiva y estimulante, con las abstracciones de la teoría fuertemente ligadas a la vida cotidiana.

La implementación, durante este curso lectivo 2018, de la metodología de la indagación en algunos niveles de la educación secundaria costarricense, persigue precisamente, la formación de “ciudadanos colaboradores, activos, socialmente responsables, que asuman compromisos, que participen activamente en la búsqueda de soluciones, que piensen por sí mismos, establezcan conexiones y que generen cambios” (Ministerio de Educación Pública, 2015, p. 2).
Es un hecho que los estudiantes deben participar más plenamente en la discusión pública de la ciencia y sus aplicaciones. No solo, porque son ellos quienes se verán más afectados por la dirección actual de la ciencia, sino que también porque están llamados a ser los científicos y los responsables políticos del mañana.

Bibliografía:
Ministerio de Educación Pública. (2015). Educar para una nueva ciudadanía: fundamentación pedagógica de la transformación curricular. San Jose, C. R.: MEP.
Valdés Castro, P. y Romero Rojas, X. (15 de mayo de 2011). Orientación CTS, un imperativo en la enseñanza general. Revista Iberoamericana de Educación, 4(55), 1-9.

Saludos compañera María del Carmen:

Excelente aporte; sin duda alguna, tal y como usted lo rescata, actualmente el conocimiento científico y el desarrollo tecnológico son pilares centrales en el ámbito educativo desde la perspectiva de la didáctica de las ciencias u otras áreas, así como a nivel social en general.

Su integración en la enseñanza de las ciencias como enfoque responde a la necesidad de una alfabetización científica y tecnológica efectiva con miras a que el individuo adquiera la formación suficiente para transformar su entorno, ya que de acuerdo con Vázquez, Acevedo, y Manassero, (2005) Este se ha de caracterizar por centrarse en los estudiantes para desarrollar su identidad cultural y personal, animarles a participar como ciudadanos en la sociedad y a interesarse por dar sentido personal y social al conocimiento.

Ante ello, la didáctica constructivista parte de la línea de relaciones ciencia, tecnología y sociedad (CTS) para valorar la ciencia y el concepto de aprendizaje como algo que debe ser también una construcción colectiva.

Desde esta posición la didáctica de las ciencias es también una actividad en la que se debe trabajar sobre los contenidos curriculares por parte de todos los miembros del colectivo aula. “Ello implica impulsar, alimentar y sostener la actividad cognoscitiva para que se dé ese aprendizaje colectivo en términos de una transformación conceptual, metodológica, actitudinal y axiológica, en la perspectiva del aprendizaje total” (Gallego, Pérez, Gallego, & Pascuas, 2004, p. 260)

De esta forma, el constructivismo y la orientación CTS generan el vínculo necesario para que el aprendizaje no se convierta en un asunto de transmisión, asimilación y acumulación de conocimientos, sino que este sea el camino para extender, restaurar, interpretar y construir el aprendizaje desde la experiencia, lo cual nutre al mismo tiempo la metodología por indagación.


Referencias Bibliográficas:
Gallego, R., Pérez, R., Gallego, A., & Pascuas, J. (2004). Didáctica constructivista: aportes y perspectivas. Educere,8(25), 257-264. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=35602515
Vázquez, A., Acevedo, J., & Manassero, M. (2005). Más allá de la enseñanza de las ciencias para científicos: hacia una educación científica humanística. Revista electrónica de enseñanza de las ciencias, 4 (2). Recuperado de http://reec.uvigo.es/volumenes/volumen4/ART5_Vol4_N2.pdf

Buenas noches compañeros y colegas de la comunidad:

Los problemas en la falta de motivación de los alumnos por el aprendizaje de la ciencia vienen desde hace muchos tiempo y, aunque, en las últimas décadas, las ideas innovadoras sobre enseñanza y aprendizaje se han ido introduciendo progresivamente en los sistemas de enseñanza, ha sido difícil cambiar los puntos de vista tradicionales.

La resistencia al cambio es evidente, principalmente en aquellos docentes que llevan ya muchos años en la práctica docente. Personalmente, he conocido a varios que, después de estar impartiendo clases durante 20 años, en los cuales el cambio en el contexto científico y tecnológico del mundo y del país, específicamente, ha sido una constante, no sienten la necesidad o no quieren cambiar su forma de enseñar la ciencia. Se han ido quedando rezagados y, lo que es peor, este rezago se da también con respecto a sus propios alumnos, que los superan, y en mucho, en cuanto al conocimiento y manejo de nuevas tecnologías, por ejemplo.

Pareciera que han entrado en aquello que llamamos “una zona de confort” de la cual no quieren salir. Con sobrada razón, somos testigos, entonces, de la pérdida de motivación por parte de los alumnos, la cual se refleja, por ejemplo, en la elección de las materias para los exámenes de bachillerato, donde las materias que menos escogen son la química y la física. Solamente aquellos alumnos que sienten un genuino interés por estas áreas, se deciden a hacer el bachillerato en ellas.

La consecuencia es que, menos alumnos eligen carreras en áreas de ciencia y tecnología, lo cual sabemos, va en detrimento del progreso científico y tecnológico del país, porque tarde o temprano, esto repercutirá en la base de conocimiento autóctono y en la dotación de profesionales e investigadores que se necesita para aumentar la innovación, el nivel de competitividad y el desarrollo económico y social del país.

¿Qué hace falta entonces? Definitivamente, un cambio radical de perspectiva por parte de los docentes, pero también de las autoridades educativas para reversar la que hasta ahora ha sido la tendencia en el proceso de enseñanza-aprendizaje de las ciencias.

En el documento de la UNESCO del año 2005, denominado “¿Cómo promover el interés por la cultura científica?: una propuesta didáctica fundamentada para la educación científica de jóvenes de 15 a 18 años”, se señalan varios aspectos que hay que tratar de modificar, entre los cuales destacan:

1. La falta de trabajo experimental que tiene como una de sus causas la escasa familiarización de los profesores con la dimensión tecnológica y que viene, a su vez, a reforzar las visiones simplistas sobre las relaciones ciencia-tecnología que tienen muchos docentes del área de las ciencias.

2. Los conocimientos científicos aparecen como obra de genios aislados, ignorándose el papel del trabajo colectivo, es decir, de los intercambios entre equipos.

3. Esta insistencia explícita de que el trabajo científico es un dominio reservado a minorías especialmente dotadas, termina transmitiendo expectativas negativas hacia la mayoría de los alumnos y, muy en particular, de las alumnas, con claras discriminaciones de naturaleza social y sexual: la ciencia es presentada como una actividad eminentemente “masculina”.

4. La transmisión de conocimientos ya elaborados conduce muy a menudo a ignorar cuáles fueron los problemas que se pretendían resolver, cuál ha sido la evolución de dichos conocimientos, las dificultades encontradas, etc., y, más aún, a no tener en cuenta las limitaciones del conocimiento científico actual o las perspectivas abiertas.

Referencias bibliográficas:
UNESCO. (Enero de 2005). ¿Cómo promover el interés por la cultura científica?: una propuesta didáctica fundamentada para la educación científica de jóvenes de 15 a 18 años. Santiago: OREALC/UNESCO.

Saludos compañeros (as):

Desde la perspectiva de la investigación en la didáctica de las ciencias naturales, como medio esencial para la reconstrucción educativa en sus diferentes áreas, se encuentran involucrados diferentes elementos de gran importancia que se deben valorar para el fomento de una mejor educación científica y el desarrollo de una práctica pedagógica efectiva.
Partiendo de la perspectiva de la orientación educativa o enfoque CTS (Ciencia, tecnología y sociedad), desde la posición de los diferentes actores que forman parte importante del proceso educativo, esta representa en sí un modelo integrador de los conocimientos científicos y tecnológicos para la alfabetización científica de los ciudadanos, de tal manera que estos puedan desarrollar un pensamiento crítico y reflexivo acerca del alcance y efecto que tiene la ciencia y la tecnología desde un punto de vista social y cultural.
Para lograrlo, es importante considerar para quien y para qué es relevante la enseñanza de las ciencias; de tal forma que la alfabetización científica guíe la educación en beneficio de la ciudadanía, orientado hacia un modelo en el que estén de la mano ciencia, tecnología y sociedad, para educar al individuo lo más humanamente posible, más allá de la formación de científica.
Según Acevedo (2004, p.8) el principal fin educativo de la enseñanza de las ciencias “será la de contribuir a una formación democrática y la alfabetización científica deberá girar en torno a esta formación. En tal caso, habrá que planificar explícitamente la enseñanza y dedicar un tiempo suficiente a preparar al alumnado para ello”. De allí que la alfabetización científica y tecnológica permita al alumno obtener los conocimientos necesarios para poder participar en una sociedad y que a la vez obtenga los conocimientos necesarios para aplicarlos en etapas posteriores de su vida. Así, los individuos pueden ser capaces de comprender, interpretar y actuar sobre la sociedad, a partir de los conocimientos adquiridos, participando de forma activa y responsable en la solución de problemas.
Por otra parte, es importante destacar también el principio o base de actividad, del que debe partir todo aprendizaje el cual se fundamenta básicamente en el constructivismo ya que involucra la participación activa del alumno en la elaboración de su propio conocimiento, en el cual se requiere que interactúe mental o físicamente con su ambiente. Además, se considera la construcción del conocimiento como aquel que sigue un proceso, pues todo lo que el estudiante aprende a lo largo de su desarrollo, llega a integrarse en las estructuras cognitivas progresivamente.
Según Gallego et ál. (2004) la tendencia que hoy domina es aquella que se refiere a lo que los alumnos ya saben, como ideas alternativas. Así, uno de los aportes de la aproximación constructivista es la admisión de un saber previo en los alumnos, que puede ser relacionado con los nuevos contenidos curriculares por enseñar.
Sin duda alguna, la integración de elementos como el enfoque CTS y el constructivismo como parte de la didáctica de las ciencias, representan a la vez el medio para la mejora de la práctica educativa; reflejo de ello en nuestro país son los nuevos programas de estudio del MEP, para ciencias y sus diferentes áreas específicas, a través de los cuales están basados en “Educar para una Nueva Ciudadanía”. Desde esta perspectiva se parte de la relevancia de que la enseñanza de las ciencias naturales tenga una dimensión más innovadora, en la que se tome en cuenta las exigencias del mundo actual, cambiando la metodología tradicional que ha imperado durante mucho tiempo, para promover en el estudiantado la autonomía, la criticidad, y el desarrollo integral, en beneficio de una sociedad más activa y comprometida con el progreso.

Referencias Bibliográficas:
Acevedo, J. (2004). Reflexiones sobre las finalidades de la enseñanza de las ciencias: Educación científica para la ciudadanía. Revista Eureka sobre enseñanza y divulgación de las ciencias, 1 (1), 3 – 16.
Gallego, R., Pérez, R., Gallego, A., & Pascuas, J. (2004). Didáctica constructivista: aportes y perspectivas. Educere,8(25), 257-264. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=35602515

Buenas tardes compañera me parece su aporte muy acertado y sobre todo destacar la importancia que tiene considerar para quién y para qué es relevante la enseñanza de las ciencias; para poder dirigir y enfocar una ciencia que tenga contexto, que no sea ajena a los estudiantes de su realidad pero a su vez les permita conocer que hay más allá de el.
Educar a un ciudadano con herramientas en donde se pueda desenvolver, para ello de la alfabetización científica, no es que intentemos educar a científicos puristas, pero si a ciudadanos conscientes de los fenómenos y sucesos que se dan en la naturaleza, sociedad y tecnología y que pueda tener criterio y herramientas para tener criterio de ello.

Hola compañera Thelma me parece muy interesante su aporte, pero me gustaría hacer un comentario al respecto sobre las CTS, debido a que estas permiten el desarrollo de un entorno dinámico en el cual interaccionen las personas (productos multimedia, plataformas interactivas, Internet), esto demanda la necesidad de prepararse para ese entorno y también de modificar las funciones de la clase y del docente (Valdés y Romero, 2011).
También es muy importante reconocer que el hacer uso de las CTS, por medio de estas se logra motivar a los estudiantes para que estudien carreras universitarias relacionadas con la ciencia y la tecnología.
Además, sobre la orientación CTS en la enseñanza general es su contribución a la formación de ciudadanos científica y tecnológicamente alfabetizados, es decir formamos dicentes capaces de ser críticos, analíticos, siendo capaces de responder y opinar científicamente y tecnológicamente. (Valdés & Romero, 2011).

Respecto al constructivismo este plantea la importante necesidad de brindarle al estudiante herramientas que le permitan desarrollar su propio aprendizaje y que este sea capaz de resolver diferentes situaciones problemáticas que se le presenten, esto gracias que el estudiante a construido su propio conocimiento.

Bibliografía:
Valdés, P. & Romero, X. (2011). Orientación CTS, un imperativo en la enseñanza general. Revista Iberoamericana de Educación. 4(55), 1-9.

RSS

NOS AUSPICIAN

INSTITUTO RedDOLAC

RUIVE

Red de Universidades Inclusivas Educa Virtual

ANUNCIE SUS CONGRESOS Y SERVICIOS EDUCATIVOS  EN REDDOLAC

 

Contáctenos al correo: reddolac@gmail.com

NOS AUSPICIAN

ANUNCIOS

Consulte el proceso para tramitar su constancia de ser miembro de RedDOLAC al correo: reddolac@gmail.com

Se aclara que no es obligatorio tramitar constancia para ser miembro de RedDOLAC.

Contáctenos

Dónale a RedDOLAC

Apoyemos para que RedDOLAC siga en línea
(más información aquí)

DONAR

Foro

TICS exito o fracaso?

Iniciada por Maria eugenia Zegarra Soliz en Tecnologías de Información y Comunicación Hace 18 horas . 0 Respuestas

RedDOLAC

Organizaciones

Canal de audio RedDOLAC

Su constancia de RedDOLAC

IBSN

© 2018   Creado por Henry Chero V..   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio