Apreciados Maestros

Asunto: Somos responsables del cuidado de la Casa Común

Escribo esta carta como una manera de seguir tejiendo caminos de dialogo y de discurso pedagógico. El curso de Formación Ética y ciudadana del Maestro desde la Pedagogía Franciscana tiene una característica muy particular: Establecer relaciones comunicacionales para continuar con el debate de la responsabilidad que tenemos como maestros con el cuidado del mundo cada vez más cosmopolita. Es decir, cuidar la casa común para la construcción de una ciudadanía cosmopolita en un mundo globalizado. (Comins Mingol, 2014, p.1). Por supuesto, N0 puede ser de otra manera, de lo contrario daríamos por finalizado curso.

Los problemas éticos y educativos están a la orden del día y compete analizarlos a la luz de las realidades y los cambios que suscitan los gobiernos y los sistemas; las personas y sus necesidades humanas. En efecto, continuamos en la reflexión a partir de interrogantes originados en el "aula inmensa de la Memoria" (Sopo, 1297), pero también a partir de la identificación de ideas claves para la construcción de un proyecto ético profesional del maestro. En este caso, de la pregunta sobre ¿quién es el maestro franciscano formado como pedagogo en la Universidad Mariana y cuál es su responsabilidad de cuidado de la casa común?
Esta carta entonces, implica el sabernos identificar con una formar de actuación, con una manera particular de ser: maestros a la manera mariana y franciscana, responsables de un proyecto histórico común de persona y profesión. Proyecto que se traduce en comprender el destino de la humanidad, el destino que les espera a las nuevas generaciones, a los niños, niñas y jóvenes que permanecen en una Institución educativa, cuidado y guiado por un maestro, con una persona con biografía, con proyecto de vida y con un sueño real.

Pero también esta carta está destinada a volver a recordar la invitación que se originó en el aula: “labrar y cuidar” el jardín del mundo (Gn 2, 15) frente a la tentación de ejercer un poder que intenta dominar, separar o someter. Nos dijimos en grupo y de forma individual, que deseamos formar parte de una ciudadanía activa que “LABRA” el futuro de la sociedad, participando, cultivando nuevos estilos de vida y poniendo en marcha proyectos transformadores que provoquen cambios sociales y eclesiales concretos y cotidianos. Esos proyectos transformadores que comenzaron con las campañas de ética en sus Instituciones educativas y que en la lectura de sus proyectos encuentro grandes cosas altruistas y de sentido: como esta de construir la ética de la casa común entre todos, o la ética de la tierra.

De una formar proactiva nos invitamos a “CUIDAR” la vida y nuestra casa común, es decir, a custodiar cualquier forma de vida y en cualquiera de sus etapas, a tejer reconciliación entre nosotros y en nuestros pueblos y entornos más próximos; nos hemos pedido velar para que sea el camino del diálogo y la inclusión lo que nos mantenga en el camino de guardar, proteger y construir una Casa común donde todos caben y todos se benefician de tanta riqueza como tiene este hermoso “jardín del mundo”.

Más allá de nuestra fragilidad y de nuestros límites, creemos que ese mismo Espíritu de Jesús y Francisco de Asís puede fecundar los gérmenes de vida y restauración que hay en nosotros y en toda la Familia Mariana haciendo estallar una nueva VIDA para todos. A este Espíritu confiamos que nos vaya recordando todo a lo largo de estos tiempo de formación en la Maestría, que siga iluminando por dentro lo que en este tiempo ha susurrado en nuestros corazones, y que nos haga buenos comunicadores y Hermes de la Noticia que juntas hemos escuchado en las aulas vencedoras de la Universidad Mariana.

Estimados maestros y maestras quiero felicitar y valorar sus trabajos, referidos a las autobiografías éticas y al proceso de participación en el aula. Sé que han esperado las notas y los promedios cualitativos de su labor pero me interesa saber que puedo leer más de 31 proyectos de vida; sus formas de contar la vida y de acontecer la historia narrativa. Algunos aún son temerosos de su historia y temerosos de su labor pero encuentro grades riquezas humanas que develan horizontes de sentido. En el fondo se teje una labor de vocación hacia la maestría y la labor docente.

Me siento complacido de saber que no abandonarán este proyecto ético como a su amigo el árbol del jardín del mundo. El seguirá esperando y vigilante de sus miradas cada vez que llegue a la universidad. Los animo a que prosigan la marcha y su OLA ÉTICA se propague por el confín de sus regiones geográficas, de sus pliegues de escritura, de sus pieles y territorios mágicos.

Vázquez Verdera (2010) nos recuerda que “El momento histórico en el que se ejercita la docencia actualmente, se caracteriza por la interdependencia estructural. El planeta y la humanidad, en su conjunto, se encuentran afectados por un sistema de interdependencias en las relaciones económicas, culturales, políticas y religiosas. Dicho en otras palabras, la interdependencia tiene que asumirse como una realidad que demanda imperativamente respuestas para asegurar la supervivencia de la humanidad. Esta situación de interdependencia a la que se ha llegado, genera la obligación de sobrevivir juntos, de mantener y mejorar las condiciones de vida en el pequeño y castigado planeta que compartimos; de dignificar la vida en todas sus formas, especialmente la humana (Escámez, 2004).
Cuando la interdependencia se reconoce así, su correspondiente respuesta moral es la solidaridad y la ética del cuidado.

Desde la perspectiva de la ética del cuidado, el buen ejercicio profesional docente incluye la creación de relaciones de confianza mutua, que permiten al profesorado conocer a su alumnado y plantear las intervenciones educativas en función de los intereses y las necesidades del mismo. El profesional de la docencia es invitado a diseñar su intervención con base en preguntas del siguiente tipo: ¿Cómo mi asignatura puede servir a las necesidades de cada uno de mis estudiantes?, ¿cómo puedo ayudarles en la promoción de sus inteligencias y sus a afectos?, ¿cómo puedo lograr contacto con la mayor parte del alumnado?, ¿cómo puedo ayudar a que cuiden de sí mismos, de otros seres humanos, de los animales, del entorno natural, del entorno hecho por el ser humano y del maravilloso mundo de las ideas? (Noddings, 1992).

Finalmente, agradezco que se haya realizado la lectura a esta carta, que tiene apoyos de referencia, pero también mi sensibilidad de saber que sus cartas tocaron mi sensibilidad humana y no olvido saber que el maestro si tiene quien le escriba, al contrario del relato de García Márquez, donde el Coronel no dejaba de ir a contemplar todos los viernes la llegada de la lancha que traía el correo y la distribución del mismo, llevándose cada vez una decepción porque no tenía quien le escriba.

Su profesor en cualquier parte del mundo

Visitas: 295

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Buenas tardes profesor Héctor, su escrito me permite reflexionar sobre el papel de los docentes en la formación humana de nuestros estudiantes, el saber encontrar la manera de transmitir y construir conocimientos y aprendizajes que respondan a las necesidades de cada estudiante, seguramente no existe una receta mágica para lograr llegar a cada uno de ellos, será nuestra tarea conocer y poner en práctica distintas estrategias que abran un camino en la mente y el corazón de nuestros estudiantes que nos permita generar impactos que representen beneficios para su autocuidado y el cuidado de los otros, siempre escuchando y teniendo en cuenta sus puntos de vista, sus emociones, sus intereses, sus sueños buscando así generar sensibilidad sobre las problemáticas que aquejan a nuestro entorno y solidaridad para ayudarnos mutuamente a cuidar nuestra casa "planeta tierra"
Con relación a la la carta: " El Maestro si tiene quien le escriba", puedo manifestar que ésta ha permitido reflexionar acerca del verdadero rol que desempeña el docente en la actualidad. Al docente le ha correspondido enfrentarse a un mundo muy difícil y complejo, un mundo invadido de muchos factores que contrarrestan el verdadero sentido de la educación y entre ellos el más influyente corresponde a la pérdida de los valores, factor indispensable para la formación del individuo; de allí que es muy indispensable concientizarnos en la labor que debemos asumir como orientadores y facilitadores del aprendizaje donde prime el amor y el sentido humano hacia nuestros estudiantes y la transmisión de valores realizadas través del ejemplo, inculcar en ellos esos valores de los cuales nosotros como docentes practicamos y demostramos en cada uno de nuestros actos. Es necesario dar a conocer al estudiante la importancia que tiene el autocuidado, cuidarse así mismo, cuidar a los demás y a la naturaleza; vivir en armonía con ella para que perdure para la humanidad por siempre y no sea la humanidad la que desaparezca.

De allí que la pedagogía debe estar basada en la formación de profesionales con sentido humano, espíritu crítico, sentido ético y compromiso social mediante la interacción con el entorno y el cuidado de la naturaleza. Es por eso que los docentes debemos llevar a la práctica los presupuestos éticos y ciudadanos que nos hacen profesionales con sentido de pertenencia a la labor que desempeñamos. Es relevante comprender que la ética del cuidado es un factor predominante para la conservación de nuestras vidas, de las de los demás y de la naturaleza. El Ser Supremo creo muchas maravillas en el mundo entre ellas a nosotros como seres gobernantes de ella, nos dió un don muy especial, nos creó a imagen y semejanza suya, para que nos amemos los unos a los otros, para que amemos la naturaleza, la cuidemos y la preservemos para nuestro beneficio; de allí la importancia de prevenir y controlar la autodestrucción de la especie humana, cuidando nuestra salud, nuestra mente y nuestro espíritu; en síntesis, interioricé que el cuidado de sí mismo significa cuidar nuestro cuerpo haciendo referencia al cuidado de nuestra salud, expresión corporal, estética, etcétera y al cuidado del espíritu con relación a la autoestima, autoconocimiento, autorregulación y autoconcepto y control de nuestros sentimientos aflictivos.





Es un pensamiento que hace una contribución importante a nuestro que hacer como maestros en la búsqueda de un fin común y que nos compete como seres integrales siempre en formación al cuidado de los seres que nos rodean, creando objetividad y empatía tanto en proyectos personales que van de la mano del conocimiento y la razón humana y proyectos profesionales que dan paso a trabajar por la ética y la reflexión que permite concientizar y autoevaluar el trabajo que se realiza diariamente en el aula. Es por eso que se adquiere un gran compromiso que debe ser constante en el crecimiento individual y global. ¡Excelente carta profe! MUCHAS GRACIAS.

Con relación al texto nos permite reflexionar que la educación es la llave para el desarrollo de un país y el desarrollo social, pues ésta va mucho más allá de una colección de conocimientos;la educación debe apuntar a satisfacer no sólo la adquisición de saberes, sino a incentivar y estimular la creación de pensamiento critico, por lo tanto, el papel del docente asume una gran responsabilidad en la toma de decisiones, en la construcción de acuerdos y apoyo en el fortalecimiento de la transformación de realidades sociales, educativas e individuales; teniendo en cuenta el cuidado de si mimo y el cuidado de los demás con el fin de contribuir a los desafíos propios de cada cultura frente a la equidad y la igualdad social, tomando como base los diferentes enfoques de derecho, diferencial y de genero.

El reto que tenemos como formadores de seres humanos es inmenso, nosotros los maestros tenemos muchos logros por alcanzar y mas en un país como Colombia, donde nuestra labor esta sub-valorada y muchas veces menos preciada. la carta del profesor Hector me hace realizar un un autoanalisis y me observo como un padre de cada uno de los niños que pasa por mi salón de clases y en como yo puedo influenciar para bien o para mal (al igual que con mis propios hijos)con mi ejemplo. el ejemplo ético, moral y social que enseñamos día a día, es así como nosotros los maestros tenemos la obligación de cambiar el mundo, empezando desde nuestros lugares de trabajo (el poder de los pequeños cambios) para proyectar a Colombia hacia una era de paz y cambio cultural ligado a la humanización de esta sociedad que cada día se aleja mas de los valores.

Estoy totalmente de acuerdo que como educadores franciscanos debemos de tener corresponsabilidad en un mundo totalmente globalizado y cuidad la casa en común que todos habitamos.

Para algunos es realmente sencillo educar en valores morales a sus estudiantes ya que así desde sus primeros años de vida fueron encaminados desde sus hogares; pero, ¿que hay de aquellos que sus esquemas morales no son los mejores?, ¿tienen acaso una excusa para no encaminar a sus estudiantes por el mejor camino?.

Como estudiantes de la Universidad Mariana es nuestro deber ayudar a crear proyectos éticos de vida donde demos un camino de luz a todos nuestros estudiantes, ya que en algunos casos el único lugar seguro que encuentran es en la escuela y tal vez el maestro sea el modelo a seguir o el motor para cambiar la vida de estudiantes que tienen marcada una vida o elegido un camino por el destino o por su contexto social.

La práctica de ser docente no implica solo seguir una guía educativa sino hacer del aula un espacio de interacción con el otro; el docente debe tener vocación para ser generador y facilitador no solo de conocimientos sino de potencializar las habilidades de sus alumnos a través del conocimiento de las necesidades, de los interés de ellos.
Actualmente el entorno exige que se formen personas por encima de cualquier contenido....el docente debe desempeñar varios roles no solo como docente sino también como padre, madre, guía y orientar a sus alumnos a proyectarse, porque el proyecto de vida es el pilar fundamental para la formación personal y profesional.

He encontrado profundas reflexiones acerca del maestro, la ética es lo más importante ya que en ella se enmarca a un maestro por vocación; que además de conocer su área de especialidad es un ejemplo Ser Social, los alumnos aprenden y aprendemos por el contexto en el que pertenecemos y el maestro hace parte de su contexto. Felicitaciones por tan bonita carta (nos vemos en clases)

Si profe Hector, que importante es entender que nosotros como docentes somos facilitadores, que a través de metodologías activas ofrecemos herramientas necesarias para que nuestros estudiantes comprendan el mundo desde diversos lenguajes y que aprendan a convivir y a ser producticos.
Pero ante todo nosotroas debemos ser esos maestros responsables, comprometidos, cuidadores y éticos para enseñar con nuestro ejemplo y así prococar cambios que tanto necesita la sociedad.

Jazmín Bisbicus
Septiembre 29 de año 2018
Buenas noches profe Héctor. Es importante la carta, nos permite recordar, que el maestro juega un papel fundamental, durante el proceso de enseñanza de nuestros niñas y niños. Buscar las distintas metodología y estrategia de trabajo y acoplar a las necesidades de los estudiantes, identifica los  problemas que padecen los estudiantes. De esta manera construiremos un mundo lleno de amor y esperanza. Durante este proceso de trabajo, de igual forma se debe trabajar conjuntamente con los padres de familias y comunidad en general.

Es maravilloso saber que como educadores tenemos un apoyo moral y ético en nuestro
jardín del mundo, y de cómo nosotros, pese a todo lo que está a nuestro alrededor podemos
cuidar esas semillitas de vida que nos confían día a día. Gracias Mg. Héctor por cultivar en
nosotros el sentido de pertenencia a nuestra sociedad franciscana, a cuidar antes de perecer,
a ser pro-activos y entregados a nuestra vocación docente, a saber que a pesar de las caídas
siempre habrá una mano amiga que reconforte como sol después de la lluvia y a seguir en pie
con el compromiso de generar conciencia frente a los paradigmas impuestos por la sociedad.

Mil gracias por sus enseñanzas, las llevo siempre en el corazón :)

RSS

NOS AUSPICIAN

INSTITUTO RedDOLAC

Campus Virtual RedDOLAC

ANUNCIE SUS CONGRESOS Y SERVICIOS EDUCATIVOS  EN REDDOLAC

 

Contáctenos al correo: reddolac@gmail.com

NOS AUSPICIAN


ANUNCIOS

Consulte el proceso para tramitar su constancia de ser miembro de RedDOLAC al correo: reddolac@gmail.com

Se aclara que no es obligatorio tramitar constancia para ser miembro de RedDOLAC.

Contáctenos

Dónale a RedDOLAC

Apoyemos para que RedDOLAC siga en línea
(más información aquí)

DONAR

Foro

RedDOLAC

Organizaciones

Canal de audio RedDOLAC

Su constancia de RedDOLAC

Gracias por su visita

IBSN

© 2019   Creado por Henry Chero V..   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio