La metamorfosis más allá de la ficción


Si usted es un lector que aún no ha leído La Metamorfosis de Franz Kafka, le recomendaría leer primero Cartas al padre, del mismo autor, o bien si es docente y leerá con sus estudiantes la obra mencionada al inicio de este ensayo, sugiero leer con sus estudiantes ambas obras, a fin de realizar un estudio más exhaustivo y crítico.

El objetivo de este ensayo es realizar un análisis somero comparativo entre la personalidad de Gregorio Samsa y Kafka, no se pretende profundizar en la sicología del personaje y del autor, solamente se dan las pautas para ello. El señor Samsa no se salva en la ficción como tampoco se salvó en la vida de su hijo, quien le recriminará la forma como lo educó y el daño que le hizo en su autoestima y su personalidad con el método educativo empleado durante su crianza, para entender al escritor y al hombre es bueno indagarse acerca de la biografía de Franz Kafka, una vida marcada por el sufrimiento desde temprana edad.

La metamorfosis fue escrita a fines de 1912 y publicada en 1915, la obra marca un hito en la narrativa universal debido a las técnicas narrativas utilizadas por el autor.

La niñez de Franz Kafka transcurrió entre la soledad y el maltrato paterno, hijo de un padre sin educación y una madre culta y sumisa, era de esperarse que el escritor se vio marcado por la tiranía paterna, el silencio materno en poco ayudó a desarrollar la personalidad de Franz.

A la muerte Heinrich y George, la soledad será su compañía, hasta que cumple los seis años cuando nace su hermana Ellí, luego vendrán Valli y Ottla, esta última su confidente y amiga. Así lo expresa en su obra Cartas al padre, página 3 “…Pero justamente como padre has sido demasiado fuerte para mí, sobre todo porque mis hermanos murieron pequeños, las hermanas llegaron mucho después, y yo tuve que resistir completamente solo el primer embate y fui demasiado débil para ello” Cabe mencionar que las hermanas fueron víctimas del nazismo y murieron en los campos de concentración.

Kafka creció siendo más un reflejo de su madre que de su padre, “Compáranos a los dos: yo, para expresarlo muy brevemente, un Löwy con cierto fondo de los Kafka, pero un fondo que no entra en actividad por la voluntad de vida, de negocios, de conquista, de los Kafka, sino por un aguijón de los Löwy que empuja en otra dirección y de un modo más secreto, más recatado, y que muchas veces deja por completo de empujar” Ídem página 3

El padre siempre le estregaba la niñez que había tenido y las penurias por las cuales pasó para granjearse un puesto en la sociedad en la cual vivían. Era como reprocharle las diferencias abismales entre la comodidad del hijo y las limitaciones por las cuales tuvo que pasar “…Tú piensas más o menos lo siguiente: has trabajado a destajo tu vida entera, lo has sacrificado todo por tus hijos, muy especialmente por mí, lo que me ha permitido vivir «por todo lo alto», he tenido completa libertad para estudiar lo que me ha apetecido, no tengo motivos de preocupación en cuanto al pan de cada día, o sea, no tengo motivo alguno de preocupación…” Ídem página 2

La relación existente entre Franz y su padre llegó a ser una relación marcada por el miedo, el pasaje en La Metamorfosis donde el padre ataca a Gregorio con manzanas y le incrusta una de ellas en el costado, es una muestra del maltrato paterno en la vida real, que sufrió siendo niño “Sólo tengo recuerdo directo de un incidente de los primeros años. Quizás lo recuerdes tú también. Una noche no paraba yo de lloriquear pidiendo agua, seguro que no por sed, sino probablemente para fastidiar, en parte, y en parte para entretenerme. Después que no sirvieron de nada varias recias amenazas, me sacaste de la cama, me llevaste al balcón y me dejaste allí un rato solo, en camisa y con la puerta cerrada. No quiero decir que estuviese mal hecho, tal vez no hubo entonces realmente otra manera de lograr el descanso nocturno, pero con ello quiero caracterizar tus métodos de educación y su efecto en mí. En aquella ocasión, seguro que fui obediente después, pero quedé dañado por dentro. Lo que para mí era natural de aquel absurdo pedir-agua y lo inusitado y horrible del ser llevado-fuera, yo, dado mi carácter, nunca pude combinarlo bien. Todavía años después sufría pensando angustiado que aquel hombre gigantesco, mi padre, la última instancia, pudiese venir casi sin motivo y llevarme de la cama al balcón, y que yo, por tanto, no era absolutamente nada para él.” Ídem página 4

El miedo hacia el padre viene arraigado desde la niñez e hizo del escritor un hombre con carácter pusilánime “Hace poco me preguntaste por qué digo que te tengo miedo. Como de costumbre, no supe darte una respuesta, en parte precisamente por el miedo que te tengo, en parte porque para explicar los motivos de ese miedo necesito muchos pormenores que no puedo tener medianamente presentes cuando hablo” En La metamorfosis Gregorio Samsa pasa escondiéndose del padre.

La niñez de Franz Kafka lo marcó para toda su vida, víctima de su padre, y con una madre que hizo poco o nada para enfrentar al esposo, ello no permitió que la personalidad del escritor se desarrollara funcionalmente ¿Qué sucedió con la identidad personal del escritor? ¿Cuál era el autoconcepto que tenía de sí? En el siguiente texto tomado de la obra “Cartas al padre” queda bien claro “En aquella época -y en aquella época en todo momento- hubiera necesitado el estímulo. ¡Si ya estaba yo aplastado por tu mera corporeidad! Me acuerdo, por ejemplo, de cómo muchas veces nos desvestíamos juntos en una cabina. Yo flaco, enclenque, esmirriado, tú fuerte, alto, ancho. Ya en la cabina, mi aspecto me parecía lastimoso, y no sólo delante de ti, sino del mundo entero, pues tú eras para mí la medida de todas las cosas” Ídem página 5. Ese menosprecio hacia sí mismo, con una lacerada autoestima producto del maltrato y la incomprensión, marcaron al escritor véase otra cita donde recrimina al padre “Para mí siempre fue incomprensible tu absoluta falta de sensibilidad para echar de ver qué dolor y qué vergüenza podías causarme con tus palabras y tus juicios de valor, era como si no tuvieses conciencia alguna de tu poder”

Quizás el origen de La metamorfosis se encuentre en estas líneas “La imposibilidad de unas relaciones pacíficas tuvo otra consecuencia, en el fondo muy natural: perdí la facultad de hablar. Seguramente tampoco habría sido nunca un gran orador, pero el lenguaje fluido habitual de los hombres lo habría dominado. Tú, sin embargo, me negaste ya pronto la palabra, tu amenaza: « ¡No contestes!» y aquella mano levantada a la vez me han acompañado desde siempre. Delante de ti -cuando se trata de tus cosas, eres un magnífico orador- adquirí una manera de hablar entrecortada y balbuciente, pero hasta eso era demasiado para ti; finalmente acabé por callarme, al principio tal vez por obstinación, después porque delante de ti no podía ni pensar ni hablar. Y como tú has sido mi verdadero educador, eso repercutió en todos los aspectos de mi vida...” Ídem página 8. En la obra, la mano empuñaba el bastón amenazador, el insecto interior en lo cual lo convirtió el padre sale a flote en la obra en forma de un insecto al cual el escritor se niega a decir a qué tipo dentro de la clasificación de los insectos pertenece. Léase a continuación la siguiente carta capturada del sitio https://graffica.info/kafka-piu-martinez/
Praga, 25 de octubre de 1915
Muy señor mío,
Recientemente me comunicaba Vd. que Ottomark Starke dibujará una portada para la Verwandlung. Esto me ha producido un pequeño sobresalto, sin duda harto innecesario en tanto que tan sólo conozco al artista por el Napoleón. Pues se me ha ocurrido, dado que Starke en efecto ilustra las obras, que tal vez podría querer dibujar el insecto en cuestión. ¡Eso de ninguna manera, por favor! No pretendo coartar su libertad de expresión sino que se lo pido desde mi condición de —obviamente— mejor conocedor de la historia. El insecto en sí no puede ser dibujado. Ahora bien, ni siquiera puede mostrarse desde cierta distancia. Si de entrada no existiese intención de hacer tal cosa y, por consiguiente, mi ruego resulta ridículo, tanto mejor. Le quedaría muy agradecido si transmitiera e insistiera en este ruego mío. Si yo mismo tuviera oportunidad de hacer alguna sugerencia para una ilustración, escogerían escenas como, por ejemplo, los padres y el procurador ante la puerta cerrada o, mejor aún, los padres y la hermana en la estancia iluminada mientras se ve la puerta abierta que da al cuarto vecino, completamente a oscuras. Habrá recibido ya las diversas correcciones y comentarios.
Mis cordiales saludos, suyo afectísimo,
Franz Kafka
“…Tú decías: « ¡No contestes!», queriendo así reducir al silencio las fuerzas desagradables y opuestas a ti que había en mí; pero ese influjo era demasiado fuerte para mí, yo era demasiado obediente, enmudecía por completo, me escabullía de tu presencia y sólo osaba empezar a moverme cuando estaba tan lejos de ti que tu poder, al menos directamente, no llegaba hasta allí. Ídem página 8. ¿Acaso no es esta la actitud de Gregorio en toda la obra? Ansía ver a la madre no así al padre, la metamorfosis de Gregorio Samsa lo vuelve convicto del silencio. Es más el silencio es un leiv motiv en la obra de Kafka, pero ese es tema para otro ensayo.

Muchos han afirmado que la obra ya está concluida en cuanto a análisis crítico y ya no da para más, lo cierto es que da para trabajar aspectos sicológicos y de coach personal, viéndolo desde la perspectiva de la influencia que tiene la niñez en el desarrollo personal del individuo, también se puede trabajar con ella las estrategias de biblioterapia en cuanto a la sanación del niño interior.

Alba Rosa Pastora

Biografía:

La Metamorfosis, Franz Kafka

Cartas al padre, Franz Kafka

Visitas: 31

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de RedDOLAC - Red de Docentes de América Latina y del Caribe - para añadir comentarios!

Participar en RedDOLAC - Red de Docentes de América Latina y del Caribe -

IFC-RedDOLAC

Campus Virtual RedDOLAC

Sostenibilidad de RedDOLAC

ANUNCIE CON NOSOTROS

Anuncie sus Congresos o servicios Educativos en RedDOLAC

Consúltenos al correo: reddolac@gmail.com

NOS AUSPICIAN

ANUNCIOS

Consulte el proceso para tramitar su constancia de ser miembro de RedDOLAC al correo: reddolac@gmail.com

Se aclara que no es obligatorio tramitar constancia para ser miembro de RedDOLAC.

Contáctenos

Dónale a RedDOLAC

Apoyemos para que RedDOLAC siga en línea
(más información aquí)

DONAR

Foro

Reflexión

Iniciada por Manuel Pérez Azahuanche en Tecnologías de Información y Comunicación Hace 3 horas . 0 Respuestas

Metal Cup

Iniciada por josefa mestre lamorú en Tecnologías de Información y Comunicación el sábado. 0 Respuestas

RedDOLAC

Organizaciones

Canal de audio RedDOLAC

Su constancia de RedDOLAC

Gracias por su visita

IBSN

© 2020   Creado por Henry Chero-Valdivieso.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio