Las dos caras de la Paz que quiero.
No es fácil pensar en la Paz, sobre todo cuando se es víctima al haber perdido parte del grupo familiar y los bienes por la acción de los violentos y por la omisión del Estado. Definitivamente, no es fácil pensar en la Paz y en estar totalmente en Paz y menos, es fácil pensar en la Paz cuando, a pesar de lo vivido y padecido como victima, se aprecia que para otros y otras ha sido, incluso, mucho peor.
Pero, si por todo y con todo y con más de lo vivido y padecido, no es fácil pensar en la Paz, hoy estoy convencida que es menos fácil pensar en la guerra, que mata, que ultraja, que mutila, que odia, que traiciona, que somete, que envilece, que secuestra, que indigna, que acaba los sueños y también las realidades, que acaba con las personas que hoy son el presente y que no le dan opción a aquellas que representan el futuro.
Por eso y por otras muchas cosas y por lo difícil que me parece pensar en la guerra, he querido publicar, en tono tal vez metafórico o quizás poético, o ninguno de ellos, las dos caras de la Paz que quiero o que quisiera:
Quiero una Paz sin amnesia, pero también sin venganza. Sin amnesia para no olvidar el mal que no se debe hacer, ni lo que no se puede, por virtud o con ocasión de otros, volver a padecer, pero quiero una Paz sin venganza para poder reconstruir el presente y sentar las bases de un mejor futuro.
Quiero una Paz en la que los que hoy son victimarios en el conflicto y sus causantes, sean mañana víctimas de La Paz, que es otra clase de víctimas.
Quiero una Paz que dure en las víctimas y que madure en el corazón de los victimarios.
Quiero una Paz sin amnesia, pero sin la vergüenza de hacer la Paz con la guerra.
Quiero una Paz de todos y con todos los colores o sin ninguno, pero sin temores.
Quiero una Paz que se busca y que se encuentra y que no se pierda.
Quiero una Paz jurídica, pero y sobre todo, quiero una Paz ética y estética.
Quiero una Paz sin amnesia, pero sin más conveniencia que la misma Paz.
Quiero una Paz que siembra y que cosecha y que no desecha.
Quiero una Paz libre y que libera, una Paz sin barreras y sin fronteras.
Quiero una Paz longeva, pero sobre todo una Paz inmarcesible, para no seguir honrando la gloria que dio la guerra.
Quiero una paz de dos, de tres y de todos y para todos y con todos.
Quiero una Paz sin amnesia para no olvidar que hubo guerra.
Quiero un marco para la Paz, pero no sólo jurídico y...
Quiero un país que viva en paz y en el que descansar en paz reemplace el habitual "que en paz descanse".
Gloria Yaneth Vélez Pérez
Abogada
Especializada en Derecho Civil - Área Pruebas Civiles
Especializada en Derecho Público
Candidata a Magister en Derecho Procesal
Candidta a Doctora en Derecho
Conciliadora en Derecho
Directora Portal www.vozjuridica.com
Email: direccion@vozjuridica.com

Visitas: 82

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de RedDOLAC - Red de Docentes de América Latina y del Caribe - para añadir comentarios!

Participar en RedDOLAC - Red de Docentes de América Latina y del Caribe -

NOS AUSPICIAN

INSTITUTO RedDOLAC

Campus Virtual RedDOLAC

ANUNCIE CON NOSOTROS

Anuncie sus Congresos o servicios Educativos en RedDOLAC

Consúltenos al correo: reddolac@gmail.com

NOS AUSPICIAN

ANUNCIOS

Consulte el proceso para tramitar su constancia de ser miembro de RedDOLAC al correo: reddolac@gmail.com

Se aclara que no es obligatorio tramitar constancia para ser miembro de RedDOLAC.

Contáctenos

Dónale a RedDOLAC

Apoyemos para que RedDOLAC siga en línea
(más información aquí)

DONAR

Foro

Ser Humildes de conciencia y quebrantamiento del corazón.

Iniciada por armando barraza cuéllar. en Didáctica y Pedagogía. Última respuesta de armando barraza cuéllar. Hace 7 horas . 1 Responder

RedDOLAC

Organizaciones

Canal de audio RedDOLAC

Su constancia de RedDOLAC

Gracias por su visita

IBSN

© 2019   Creado por Henry Chero V..   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio