Una reflexión interesante sobre UNAD Florida fluida desde el Especialista Roberto Salazar Ramos

Unad Florida: el karma de ser colombiana

Roberto J. Salazar Ramos*
Bogotá, D. C. – Colombia
Octubre de 2014

El senador por el Estado de la Florida, Lincoln Díaz, se preguntó alguna vez: “¿Qué pasaría si los Estados Unidos crearan una universidad americana en Colombia? Lo más probable es que su bandera sea quemada y habría muchas marchas para pedir su cierre. En cambio, ¿qué pasaría si el gobierno colombiano creara una universidad en los Estados Unidos? Se consideraría como un logro muy meritorio y serían apoyados por el gobierno americano.”

Lo primero no ha ocurrido aún. Lo segundo ya ha tenido lugar. Hacia el inicio de la primera década del Siglo XXI (2001), el Consejo Directivo de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia de Colombia creó el Centro Internacional de Educación Abierta y a Distancia para su operación en los Estados Unidos, sujeto a la normatividad norteamericana. Inicialmente, tuvo el carácter de College y posteriormente se le reconoció el carácter de Universidad.

Ante el Tesoro norteamericano, su naturaleza jurídica es el de una organización “non-profit”, sin ánimo de lucro. No podría ser de otra manera, pues carecería de sentido tener el carácter de una organización pública, dado que no le pertenecía al gobierno americano; pero tampoco lo era de naturaleza privada, ya que por su naturaleza educativa no tenía carácter comercial y, además, su dueña, Unad Colombia, es una universidad pública. De ahí entonces su naturaleza de institución sin fines de lucro. Sin embargo, la incomprensión acerca de la naturaleza jurídica y tributaria de Unad Florida va a tener consecuencias equívocas, como se mostrará más adelante.

El origen de Unad Florida está ligado en parte al aciago período del narcotráfico colombiano y su expansión global. Hacia mediados de la última década del Siglo XX, el mayor promedio de la población carcelaria de extranjeros en el Estado de la Florida (USA) era de “mulas” colombianas, apresadas en las más disímiles circunstancias y situaciones. Muchos eran hombres jóvenes, pero también adultos y adultos mayores, además de mujeres. Esta situación se repetía en España, Francia e Italia, entre otros países.

Para ese entonces, la UNAD tenía ya una larga tradición de atención a estudiantes recluidos en cárceles colombianas. La naturaleza de la modalidad de educación a distancia generaba todas las condiciones necesarias para posibilitar procesos adecuados de formación a esta población. Y ante las consecuencias generadas por el apogeo del correo humano utilizado para la distribución global de narcóticos, la UNAD se venía interrogando acerca de la presencia educativa del Estado colombiano con esta población de reclusos globales.

Este interrogante merodeaba también en el Ministerio de Relaciones Exteriores de entonces. Y se produjo la necesaria convergencia de intereses entre estas dos instancias. La UNAD propuso su aporte formativo directo e indirecto para llevar a cabo la misión de contribuir a la formación de los reclusos colombianos en las cárceles del Estado de la Florida. De manera directa con la creación de una organización universitaria en el propio Estado de la Florida y, de manera indirecta, con algunos programas asistidos desde Colombia. El Ministerio de Relaciones Exteriores, por su parte, aportaba toda la información requerida acerca de la población carcelaria de colombianos y sus vínculos familiares en el país, además de su plataforma de contactos para generar el interés de apoyo al desarrollo del proyecto. Las experiencias logradas en los Estados Unidos se utilizarían posteriormente para su réplica en Italia, Francia y España.

El proyecto tuvo diferentes vicisitudes y, gracias al liderazgo de Magdalena Pinzón, una exfuncionaria de la comisión colombiana en la UNESCO durante el gobierno de Samper, la meta se logró con creces. En el lado colombiano de la UNAD, el proyecto era agenciado por la Vicerrectoría de Desarrollo Regional, en cabeza de su vicerrector, en esa época a cargo de Jaime Leal Afanador.

El proyecto inicial tenía como objeto la atención formativa a la población de reclusos colombianos en las cárceles del Estado de la Florida, pero fue rechazado por el Departamento de Educación, aduciendo que el Gobierno Americano tenía un carácter incluyente en sus políticas educativas. La segunda vez que se presentó, el objeto del proyecto se ampliaba a la población hispanoparlante, con la misma negativa por parte del Departamento de Educación del Estado de la Florida, exactamente con el mismo argumento. La tercera vez que se presentó tuvo concepto favorable y se acogió, creándose entonces el National College and Distance Education (CNAD). Su sede inicial se ubicó en el Condado de Miami Dade, en instalaciones facilitadas por este, en un acto de generosidad del gobierno local, tal como lo previó el senador antes citado.

Las líneas de acción del CNAD fueron básicamente tres: i) Profesionalización a través de programas de grado en el nivel de Bachelor, fruto de lo cual fueron las licencias otorgados a cinco programas On Line de Ingeniería de Sistemas, Comunicación Social, Administración de Negocios, Administración Industrial y Psicología Social; ii) Diseño y oferta de un programa de inglés On Line, destinado tanto a los estudiantes matriculados en los programas formales como a la población de interés, con el propósito de ampliar las fronteras culturales de la población hispanoparlante; iii) Programas de ayuda y asesoría en el campo del emprendimiento empresarial.

Mediante la declaratoria de la política de austeridad del gasto público, en el primer gobierno de Álvaro Uribe Vélez se hicieron recortes, supresiones organizacionales y de personal a la totalidad de las instituciones de la rama ejecutiva, entre ellas a la UNAD, dado que para esa época la UNAD tenía como naturaleza jurídica la de ser un establecimiento público adscrito al Ministerio de Educación Nacional. En el Decreto 217 de 2004, a través del cual se oficializa el recorte organizacional de la UNAD, se establece también el nuevo ámbito organizacional de la institución, reconociendo su naturaleza de institución dedicada a la formación a través de la modalidad de educación a distancia y su organización funcional por zonas, entre las cuales se incorpora el CNAD en el Estado de la Florida, Estados Unidos, como entidad perteneciente a la Universidad Nacional Abierta y a Distancia.

Para finales de 2003 y comienzos de 2004, los medios de comunicación escritos, radiales y televisivos colombianos, hacen público un informe de la Contraloría General de la República, en la cual se cuestiona la creación del CNAD Florida por parte de UNAD Colombia, aduciendo la ilegalidad de girar dineros del tesoro colombiano para el financiamiento de una entidad privada como el CNAD. El impacto mediático de esta información generó reacciones inmediatas por parte del Ministerio de Educación Nacional a través de su Ministra y su Viceministro de Educación Superior, anunciado las investigaciones y sanciones correspondientes.

Entre los impactos de esta información convertida en escándalo, pueden enunciarse: i) La renuncia de la Directora del CNAD Florida; ii) La entrega de las instalaciones en donde funcionaba el CNAD a su dueño, el Condado de Miami Dade; iii) La incomprensión del Departamento de Educación del Estado de la Florida acerca del papel asumido por el Ministerio de Educación de Colombia que, en vez de defender la legalidad y legitimidad del proyecto, lo condenó públicamente; iv) La puesta en riesgo de las licencias de funcionamiento otorgadas a los cinco programas de Bachelor; v) La no reelección de su rectora de entonces, salpicada por el escándalo; vi) El entredicho de la dignidad de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia ante la opinión pública.

La nueva administración de la UNAD, asumida en marzo de 2004 por Jaime Leal Afanador, se dio a la tarea de analizar a fondo la legalidad y legitimidad del CNAD Florida, tarea en la cual participó también el Ministerio de Educación Nacional y la propia Contraloría General de la República. (i) Se verificó que el CNAD Florida es una organización sin ánimo de lucro (non-profit), cuya legítima propietaria es UNAD Colombia, pero que se rige según la normatividad norteamericana para el sector educativo; (ii) se verificó también que el Board (Consejo de Dirección) del CNAD Florida tenía como presidente al Rector de UNAD Colombia; (iii) de igual manera, que los títulos a otorgar por parte del CNAD Florida tendrían validez para el ejercicio profesional a quienes se graduasen, tal como se establecía en las licencias: (iv); el Ministerio de Educación Nacional envió a un investigador de Inspección y Vigilancia al CNAD Florida para verificar in situ sus condiciones jurídicas, financieras y académicas, con el respectivo informe de favorabilidad; (v) la Contraloría General de la República adoptó la legalidad demostrada acerca de Unad Florida.

En virtud de lo anterior y, con la autorización del Consejo Directivo de UNAD Colombia, a finales de 2004 la administración procede a la reactivación de Unad Florida, para lo cual se reintegra a la primera directora, se reestablecen las relaciones con el Departamento de Educación del Estado de la Florida, se traslada la sede del CNAD a la ciudad de Weston en el condado de Broward, y se inician en enero de 2005 las actividades académicas del CNAD Florida, con la apertura de sus cinco programas de Bachelor:

• Arts in Mass Communication
• Arts in Social Psychology
• Science in Industrial Administration
• Science in Commercial and Marketing Administration
• Science in Systems Engineering.

Pero otro de los más importantes resultados obtenidos por la puesta en operación del CNAD Florida, fue el cambio de su naturaleza académica: de National College a Distance Education (CNAD Florida), se logró el reconocimiento como National Open University and Distance (UNAD Florida) por parte del Departamento de Educación del Estado de la Florida. La magnitud de este acontecimiento –consistente en el cambio de naturaleza académica de College a Universidad-, se informó al Ministerio de Educación Nacional, a los medios de comunicación y a muchos entes gubernamentales, la importancia y el impacto académico de este hecho para la tradición universitaria colombiana, ha sido minimizada, soslayada o enjuiciada.

Académicamente, Unad Florida ha tenido un desarrollo de permanente cualificación y búsqueda de alternativas académicas, pedagógicas, investigativas y tecnológicas que responden a su naturaleza. Además de contar con sus cinco programas de grado, entre 2005 y 2012 se crean y se obtienen las licencias por parte del Departamento de Educación del Estado de la Florida, de cuatro nuevos programas de maestría:

• Master of Arts in Teaching English as a Foreign Language
• Master of Arts in Education Specialization in Higher Education
• Master of Arts in Education Specialization in Online Education
• Master of Business Administration.

Así mismo, de tres doctorados:

• DBA International Business Specialization
• DBA Administration Management Specialization
• Ed in Educational Technology.

Como soporte para el desarrollo de sus programas de maestrías y doctorados, Unad Florida ha creado el Centro de investigación Virtual , que ofrece perspectivas insospechadas para el desarrollo de los procesos investigativos de estudiantes y profesores. Ligada a esta actividad, se encuentra también la creación y realización anual desde 2007 de la International Conference, dedicada al desarrollo de las líneas de trabajo en Educación, Virtualidad y Negocios. Sobra advertir que estos desarrollos son compartidos también con Unad Colombia .

Como parte de su actividad de proyección social, cabe destacar el significativo proyecto de asesoría, apoyo y formación a un número significativo de PYMES colombianas en el marco de la constitución y desarrollo del Tratado de Libre Comercio suscrito entre Colombia y los Estados Unidos, orientado a elevar la calidad y competitividad de sus productos para su exportación al mercado norteamericano. Este proyecto, diseñado por Unad Florida y desarrollado de manera conjunta con Unad Colombia, ha sido auspiciado y financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo. Sus resultados han sido resaltados por el BID.

El Programa de Inglés y Virtualidad tiene también su importancia trascendental, en la medida en que su desarrollo ha contribuido a elevar el nivel de bilingüismo de niños y jóvenes que han participado en el mismo, como sucedió con el proyecto realizado por Unad Florida en el Departamento de Santander, del cual se beneficiaron veinte mil niños y casi trescientos profesores, con inmersiones de algunos grupos en los Estados Unidos.

Es destacable también la red de bibliotecas virtuales de universidades que ofrecen programas e_Learning, en el cual Unad Florida viene ejerciendo un significativo liderazgo, proyecto que cuenta también con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo.

La configuración y sostenibilidad de la plataforma tecnológica que comparten para el desarrollo formativo de sus programas tanto Unad Colombia como Unad Florida, ha sido posible por el liderazgo inicial de Unad Florida y las facilidades generadas por su existencia en Estados Unidos, lo que ha permitido la conformación de una plataforma tecnológica y de comunicación sólida, de vanguardia y segura, alojada en el NAP de las Américas. Los estudiantes de la UNAD, tanto en Colombia como en Estados Unidos, no pagan sobre costos en sus matrículas por el uso de la plataforma telemática, pues la exención de impuestos de que goza Unad Florida por su carácter de universidad, ha facilitado su implementación y sostenibilidad.

Significativo ha sido también el número de docentes de Unad Colombia que se han beneficiando académicamente al realizar los programas de maestrías y doctorados ofertados por Unad Florida y que además han contribuido a la cualificación profesional de los mismos y al mejoramiento de sus niveles salariales debido al reconocimiento interno de dichos títulos.

La tradicional modalidad de educación a distancia con la que Unad Colombia venía ejerciendo su labor educativa, ha tenido un profundo giro y positivo impacto con la incorporación de los ambientes virtuales de aprendizaje en los procesos formativos a distancia. Compartir las experiencias de la formación On Line mediante la cual se ofertan los programas de grado y posgrado de Unad Florida con la formación e_Learning que se lleva a cabo en Unad Colombia, ha permitido también el fortalecimiento pedagógico y tecnológico de las diversas metodologías que emplean una y otra. Comparten su ámbito misional, de educación para todos con calidad global a través de la formación a distancia On Line y en ambientes virtuales de aprendizaje.

Preguntarse acerca de los valores agregados que le genera a Unad Colombia la existencia y operación de Unad Florida, pasa necesariamente por la pregunta acerca de las personas que se vienen beneficiando de sus desarrollos formativos y el impacto que esto genera en sus condiciones y calidad de vida. Se inscribe en la política de inclusión social educativa como condición para contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de los colombianos e hispanoparlantes que acuden a sus servicios educativos.

Como hace diez años, justo en el contexto de los procesos previos a la elección del Rector de la Unad para el período del 2 de marzo de 2015 al 2 de marzo de 2019, se produce otra vez un extraño comunicado de prensa en el que se divulga a todos los medios radiales, escritos y televisivos, el informe de los “hallazgos” de la comisión destacada por la Contraloría General de la República a la Unad Colombia, con respecto a Unad Florida. Sus términos son semejantes a los que se utilizaron entonces: que Unad Colombia le gira recursos del tesoro público a Unad Florida para sus operaciones, siendo una entidad privada en Estados Unidos. Lo nuevo del informe es que ahora se agrega la asignación de viáticos al rector y al personal de la institución que viaja en comisiones de trabajo a Unad Florida.

La información se presenta como escándalo, con profundos impactos, en tanto asocian los “hallazgos” con posible fenómeno de corrupción. En tal sentido logran su cometido ante la opinión pública, que desconoce el conjunto de la realidad y la verdad.

Si la Contraloría reconoce que, como ocurrió después del escándalo de hace diez años, las evidencias jurídicas existentes demuestran que Unad Florida es una organización sin ánimo de lucro que tiene como dueña legítima a Unad Colombia, entonces las acusaciones que se hacen en el informe publicado en la prensa, carecen de sentido, legalidad y legitimidad y, por lo tanto, las relaciones financieras se ajustan a la normatividad.

Para Unad Colombia es legal, legítimo y trasparente, reportar en sus estados contables y en sus declaraciones de renta los recursos financieros invertidos en algunas de las operaciones de Unad Florida, pues es la propietaria de una organización sin ánimo de lucro, reconocida por los Estados Unidos en calidad de tal. Sospechoso sería que la UNAD Colombia no declarara la asignación de estos recursos de manera pública.

Sin embargo, según el comunicado de la Contraloría, se reitera que se trata de un “hallazgo”, pues considera que Unad Florida es una corporación privada fundada por “un tercero particular”, es decir, no pertenece a UNAD Colombia. Bajo esta óptica, los recursos asignados a los viáticos y gastos de viaje del Rector a Unad Florida, así como a las comisiones realizadas por varios de sus funcionarios para el desarrollo de actividades académicas y reuniones de trabajo, son calificados en el informe como “detrimento patrimonial”.

Para UNAD Colombia, en calidad de legítima fundadora y propietaria de Unad Florida, esta entidad es reconocida por el gobierno de los Estados Unidos como una organización sin ánimo de lucro con fines educativos; por lo tanto, es apenas normal la asignación de recursos de viáticos y gastos de viajes a los funcionarios que se desplazan para el cumplimiento de misiones oficiales en Unad Florida, tal como ocurre también cuando se desplazan de uno a otro de sus zonas y centros situados en el territorio colombiano. Convertir este hecho en un delito o en un detrimento patrimonial, es una opinión insostenible, que va en contra de todas las evidencias legales y académicas.

Ello se presta para formular insinuaciones de corrupción e ilegalidad al girar recursos públicos a un ente privado, e iniciar acciones penales y disciplinarias. ¿Con qué propósitos? ¿Impedir la posible reelección del actual Rector? ¿Desprestigiar tanto a Unad Florida como a Unad Colombia ante la opinión pública? Pero, y es quizá lo más doloroso, ¿por qué una institución como la Contraloría General de la República permite que uno o varios de sus funcionarios utilicen esta prestigiosa institución para fines tan oscuros?

Por otra parte, ¿actuará también ahora el Ministerio de Educación Nacional de manera semejante a como lo hizo hace diez años?

Mientras tanto, las políticas del Ministerio de Educación Nacional declaran que la internacionalización es una de las nuevas responsabilidades que tienen que asumir las instituciones de educación superior en el marco de la sociedad global. Por su parte, el Consejo Nacional de Acreditación incluye como uno de sus factores de acreditación de alta calidad tanto de los programas como de las instituciones de educación superior, la internacionalización. Existen múltiples maneras de interpretar la internacionalización como factor de calidad y diferentes prácticas utilizadas como indicadores.

La utilizada por Unad Colombia en la creación y desarrollo de Unad Florida, es también una manera válida de comprender el ejercicio de la internacionalización a partir de la inclusión socioglobal y educativa. En vez de utilizar la experiencia exitosa de internacionalización alcanzada por la UNAD con la creación y sostenibilidad de Unad Florida, parece como si fuese un acto malévolo, objeto de repudio. Probablemente si alguna institución de educación superior privada o pública de tradicional prestigio tuviese este logro, los bombos, maracas y platillos recorrerían con sus ritmos y coros los pasillos de la Contraloría, del Ministerio de Educación Nacional, del Congreso de la República, de COLCIENCIAS y, en general, de los clubes sociales del país.

En la postergada espera para iniciar sus estudios en Unad Florida, una de las potenciales estudiantes, angustiada por las consideraciones de la Contraloría y del Ministerio de Educación Nacional de Colombia en torno a la existencia de Unad Florida, no pudo evitar asociar este hecho con las especies que sacrifican a sus primogénitos. Afortunadamente esta persona pudo matricularse en Unad Florida una vez se iniciaron las actividades académicas y es ahora una egresada de la misma, con nuevas perspectivas de cualificación de su vida cotidiana, profesional, personal y familiar.

En el marco internacional, la UNED de España ha utilizado la estrategia de creación y sostenibilidad de Centros Asociados de Educación Distancia para el apoyo a los requerimientos formativos de sus connacionales en diferentes países, dada la significativa diáspora española que se generó con la guerra civil y la dictadura de Franco. Cuenta con los centros de servicios educativo en Ciudad de México, Lima, Bata, Berna, Bruselas, Buenos Aires, Caracas, Berlín (Munich/Frankfurt), Londres, Malabo, París y Sao Paulo. Pero tiene también centros de examen en las ciudades de Bogotá, Nueva York, Roma y Santiago de Chile. Lo Centros con los que cuenta la UNED en Europa y América se sostienen gracias al convenio suscrito con la Dirección General de la Ciudadanía Española en el Exterior y con el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Los Centros de África se mantienen con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo.

Algo semejante sucede con la Universidad Técnica Particular de Loja en el Ecuador, de naturaleza mixta (privada-oficial) para el apoyo de la colonia ecuatoriana que emigró a los Estados Unidos y Europa. Los Centros de la UTPL se ubican en las ciudades de Roma, Madrid, Nueva York y en Bolivia, cuentan con el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores y en general del gobierno ecuatoriano .

En ambos casos se trata de la prestación y apoyo in situ de los servicios educativos acorde con el modelo de educación a distancia adoptado, pero, a diferencia de la Unad Florida, los títulos que obtienen sus estudiantes solamente son válidos en los países de origen de estas instituciones, pero no en los países de acogida. No existe información acerca de investigaciones disciplinarias y penales realizadas por los gobiernos que agencian estas instituciones de educación superior a distancia en torno a los recursos públicos que proveen para financiar las operaciones de sus Centros en el exterior.

Los cálculos de la población colombiana que vive en el exterior fluctúan entre los 4,5 y los 6 millones, cuya mayoría vive en países de destino como Venezuela, Ecuador, Panamá, Costa Rica, México, Argentina, Brasil, Perú, Bolivia, Chile, Estados Unidos, Canadá, Australia, España, Francia, Holanda, Reino Unido e Italia, entre otros. Diversas son las causas de esta significativa emigración, entre las cuales se destaca el clima y ola de violencia endémica, narcotráfico, terrorismo guerrillero y paramilitar, pobreza, desempleo, empleo mal remunerado y sentimientos de desesperanza por el futuro del país.

Colombia es uno de los países latinoamericanos que mayores remesas recibe del exterior, después de México y Brasil. En promedio, los colombianos en el exterior tienen 12,5 años de escolaridad y aproximadamente un 30% tiene título de formación profesional y posgradual. No obstante, los procesos de convalidación de títulos, sobre todo en Norteamérica y Europa, son muy difíciles, lo que en muchos casos impide el desempeño de empleos altamente remunerados. En promedio, el 70% de los colombianos en el exterior emigran con el solo conocimiento del idioma español, lo que impide de alguna manera insertarse en los marcos culturales de los países de destino. El salario anual promedio de los colombianos en el exterior es de 15 mil dólares al año . Aunque el número de colombianos en las cárceles extranjeras ha disminuido con respecto a los promedios de las décadas de los noventa y de la primera década del Siglo XX, su número sigue siendo significativo.

El anterior contexto, mucho más complejo que lo esbozado, sigue teniendo aún vigencia para responder la pregunta del por qué la Universidad Nacional Abierta y a Distancia de Colombia fundó en Estados Unidos la institución sin fines de lucro denominada Unad Florida, y por qué el proyecto preveía también la creación de Centros en Madrid, Roma y París, así como la creación en zonas de frontera de los Centros Comunitarios de Atención Virtual. La escasa o débil presencia educativa del Estado que experimentan muchas poblaciones en el territorio colombiano, es aún mucho más dramática con respecto a la que viven la mayoría de los emigrantes colombianos en el exterior.

Por su naturaleza educativa y por la modalidad de educación a distancia que utiliza para el ejercicio de su responsabilidad formativa, la UNAD sigue siendo ahora más que nunca una significativa herramienta para el desarrollo de procesos de inclusión social educativa con calidad, no sólo en el territorio colombiano, sino también en el exterior. Unad Florida tiene como prospectiva convertirse en la universidad global en línea al servicio de las poblaciones emigrantes de colombianos e hispanoparlantes que requieren de la educación para dignificarse como personas, cualificar su desempeño profesional y fortalecer sus vínculos familiares y nexos con sus países de origen.

Mientras el Reino Unido, España, Ecuador, Costa Rica y muchos otros países de Europa, Asia y África fomentan y apoyan la presencia educativa de sus Estados en las poblaciones de emigrantes a través de las universidades abiertas y a distancia y de los Centros que han creado, el Estado colombiano y algunas de las autoridades del sector educativo miran de soslayo la experiencia creada por Unad Colombia al fundar en los Estados Unidos a Unad Florida. Más aún, sus instituciones de control se arman de las miradas disciplinarias, penal y de coacción para enjuiciar este tipo de experiencias. Bajo esta perspectiva, el karma de la expatriación de Unad Florida es ser una universidad fundada por una universidad colombiana. Que interesante fuese que una política de Estado desmintiese este hecho.

rjpastoviejo@gmail.com
www.aprenderenlasociedaddigital.com

Visitas: 145

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de RedDOLAC - Red de Docentes de América Latina y del Caribe - para añadir comentarios!

Participar en RedDOLAC - Red de Docentes de América Latina y del Caribe -

NOS AUSPICIAN

INSTITUTO RedDOLAC

Campus Virtual RedDOLAC

ANUNCIE SUS CONGRESOS Y SERVICIOS EDUCATIVOS  EN REDDOLAC

 

Contáctenos al correo: reddolac@gmail.com

NOS AUSPICIAN

ANUNCIOS

Consulte el proceso para tramitar su constancia de ser miembro de RedDOLAC al correo: reddolac@gmail.com

Se aclara que no es obligatorio tramitar constancia para ser miembro de RedDOLAC.

Contáctenos

Dónale a RedDOLAC

Apoyemos para que RedDOLAC siga en línea
(más información aquí)

DONAR

Foro

Hábitos Saludables de Vida

Iniciada por Hábitos Saludables de Vida en La Educación a Distancia el jueves. 0 Respuestas

Posgrados

Iniciada por Claudio Enrique Ortiz Porras en Tecnologías de Información y Comunicación 12 Jun. 0 Respuestas

RedDOLAC

Organizaciones

Canal de audio RedDOLAC

Su constancia de RedDOLAC

Gracias por su visita

IBSN

© 2019   Creado por Henry Chero V..   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio