Es difícil imaginar una niñez sin juegos. Jugar es ese verbo infinitivo que nos hace pensar en aquella infancia donde se disfruta, ríe, grita, salta y corre. Jugar es interactuar, explorar, comunicar, descubrir, imaginar entre muchas otras cosas.

Lxs niñxs pueden crear juegos prácticamente de la nada. Diseñan reglas tan simples como evitar pisar las uniones de los mosaicos del piso mientras caminan, hasta contar los autos rojos que pasan por una avenida.

Lxs niñxs proponen sus propias reglas de juego en sus contextos, ya sean reales o imaginarios, solxs o acompañadxs. Utilizan objetos de su entorno para convertirlos en elementos de juego, como un par de latas que funcionan de portería o una botella de plástico como balón. No cabe duda que el juego es el gimnasio de la creatividad infantil.

Me gusta pensar que los niños son los mejores diseñadores de juegos, pero conforme avanzan de grado escolar, pareciera que el juego es cada vez más ajeno a su proceso de aprendizaje. Jugar se ha convertido en una experiencia reservada para otros lugares y momentos, porque “a la escuela se va a estudiar”.

Las escuelas y universidades son conocidas por ser contextos “serios”, de “no juego”, “no lúdicos”, en los cuales se nos demanda atención, perseverancia, esfuerzo, entre otras aptitudes para ser productivos en lo académico, económico, social y laboral, sin importar si somos estudiantes, docentes o directivos. Nos ajustamos a sus reglas, elementos y límites pero pocas veces nos involucramos en diseñar una experiencia más atractiva y agradable en este tipo de contextos.

Los deportes, los juegos de mesa o los videojuegos son algunos de los ambientes a los que recurrimos para divertirnos y entretenernos. Conocemos las reglas de al menos un juego o deporte y con suerte hemos disfrutado de algún videojuego popular como Super Mario Bros o Pac-Man.
Basta con preguntarnos ¿qué nos hace disfrutar de juegos como el fútbol, el ajedrez o Candy Crush? ¿Cuales son esas acciones o elementos de estos juegos que podemos adaptar en nuestros contextos “no lúdicos”? ¿Cómo podemos diseñar una mejor experiencia de aprendizaje para nuestros estudiantes (si eres docente) o nuestros empleados (si eres empleador) usando esos elementos que nos gustan de nuestra vida lúdica?

Si logramos responder estas preguntas y logramos imaginar cómo adaptar esos elementos de juego que ya conocemos y disfrutamos, como trofeos, medallas, tiempo extra, vidas, niveles, torneos o competición, entre otros, ya estamos pensando como un diseñador de juegos, como niños. Estamos virtualmente convirtiendo un entorno “serio” en una experiencia más agradable. Esta manera de pensar se conoce como “gamificación” o “ludificación”.

Aplicar elementos de juego en contextos como el aula de clases, entrenamiento, rehabilitación, capacitación, procesos burocráticos, entre muchos otros, requiere de recuperar esa visión creativa de nuestra infancia.

Existe una gran diversidad de elementos de juego y considero que no hay mejor manera de familiarizarnos con estos que jugando poniendo especial atención a sus reglas y características. Basta con explorar el catálogo de juegos de la tienda móvil de nuestros teléfonos inteligentes y descargarnos alguno, o conseguir un nuevo juego de mesa, o quizás aprender las reglas un deporte poco usual, o mejor aún, sentarnos a jugar con nuestros hijos, sobrinos o nietos para observar y preguntar cuáles son las características que más disfrutan de sus juegos.

Si todos nosotrxs alguna vez fuimos niñxs y nos encantaba averiguar qué hacer para divertirnos y jugar cuando estábamos aburridos, entonces, ¿por qué no seguir haciendo lo mismo?

Post original en: Medium

Visitas: 88

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de RedDOLAC - Red de Docentes de América Latina y del Caribe - para añadir comentarios!

Participar en RedDOLAC - Red de Docentes de América Latina y del Caribe -

NOS AUSPICIAN

INSTITUTO RedDOLAC

Campus Virtual RedDOLAC

ANUNCIE CON NOSOTROS

Anuncie sus Congresos o servicios Educativos en RedDOLAC

Consúltenos al correo: reddolac@gmail.com

NOS AUSPICIAN

ANUNCIOS

Consulte el proceso para tramitar su constancia de ser miembro de RedDOLAC al correo: reddolac@gmail.com

Se aclara que no es obligatorio tramitar constancia para ser miembro de RedDOLAC.

Contáctenos

Dónale a RedDOLAC

Apoyemos para que RedDOLAC siga en línea
(más información aquí)

DONAR

Foro

LIBRO HERRAMIENTAS DE LA MENTE

Iniciada por Antonio Jesús Pérez Sierra en Didáctica y Pedagogía 5 Oct. 0 Respuestas

RedDOLAC

Organizaciones

Canal de audio RedDOLAC

Su constancia de RedDOLAC

Gracias por su visita

IBSN

© 2019   Creado por Henry Chero V..   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio