Apuntes para una filosofía del tiempo y el espacio virtuales

Ayer se fue; mañana no ha llegado;
hoy se está yendo sin parar un punto:
soy un fue, y un será y un es cansado.
Quevedo


La eficiencia y el éxito del aprendizaje no está en el entorno (virtual o físico, o como dice Edupunk, al carajo con la oposición real/virtual); sino en el contorno, es decir,  en la interacción y colaboración. Es urgente minar de Redes Sociales las Plataformas Educativas, aunque continúen CERRADAS a prueba de balas.

No hay forma de disimular la distancia en las plataformas tradicionales (Moodle y Blackboard), podemos acortarla incrustando (embebiendo) en sus plantillas widgets de Twitter y Facebook. Echa un vistazo a cómo se las arreglan otros profesores con Twiiter y Facbook

 


Es necesario salir del conductismo e implantarse en el conectivismo


 Los flujos de comunicación, innovación e interconexiones están fuera de la estructura institucional física y virtual

 


Las Plataformas educativas son malas compañeras para la socialización instantánea, principalmente para la conectividad, intercreatividad y colaboración; pero se les puede hacer el juego para introducir el timeline de Twitter o el muro de Facebook en sus plantillas mediante la técnica del iframe o copiando y pegando el Widgwet (código Embed) de Twitter y Facebook (Facebook, pensando en la privacidad, no proporciona el código Embed, pero existen muchos trucos para embeberlo en cualquier página web).


Al enigma del tiempo y el espacio físicos, se ha unido el de los espacios virtuales, de los que la ciencia esquiva por aquello de que carecen de fisicidad y mecanicidad cuántica, no de realidad. A partir de la Teoría de la Relatividad el tiempo y el espacio no se tratan de forma independiente, se habla sólo de tiempoespacio o espaciotiempo. Digo esto porque se acostumbra acercarse al espacio virtual de forma independiente al del tiempo. Si virtualizamos el espacio habría que virtualizar también el tiempo, pero prefiero dejar este nuevo enigma a los mecánicos cuánticos y a los teóricos de la relatividad.

Del espacio virtual se dice que “no es presencial, sino representacional, no es proximal, sino distal, no es sincrónico, sino multicrónico (sincrónico-asincrónico), y no se basa en recintos espaciales con interior, frontera y exterior, sino que depende de redes electrónicas cuyos nodos de interacción pueden estar diseminados por diversos países” (Bello Díaz).

Las críticas más serias que se han hecho a la educación en línea (a distancia) es la de que es una educación distante, fría al aprendiz y orientada al contenido. No importa que se le acerquen los contenidos textuales y multimedia a su espacio intrapersonal, no importa todo el esmero puesto en la presentación profesional, sofisticada y especializada de dichos contenidos. Y es que el aprendizaje no se produce cuando el alumno se enfrenta a los contenidos, sino a través de las interacciones dialógicas, colaboraciones e inter-creaciones, que se dan en el entorno educativo social. Reconozco que es más deslumbrante y glamouroso presentar contenidos tras bastidores, que orientar los contenidos que los estudiantes han encontrado. Las investigaciones de prioridades de los estudiantes online apuntan a que el problema principal del e-learnig no es precisamente la distribusión de buenos contenidos multimedia, sino la calidad de la enseñanza, la respuesta de los profesores a las necesidades de los estudiantes, la información oportuna sobre el progreso de los estudiantes y la rapidez de la respuesta cuando se necesita una información en cualquier lugar y a cualquier hora. Es decir, la interacción, la intercreatividad, la atemporalidad, en fin, la ubicuidad 

Se entiende por aprendizaje obicuo aquel en el que existe una interacción y presencia virtual entre el texto, profesor y colegas que incluya: a) el espacio, es decir que esté en "todos lados" (en la PC, en el email, en el móvil, en Facebook, Twitter,...) -de ahí el término ubicuo, y b) el contexto (una web que comprenda -inteligencia ambiental). Y es que el espacio virtual es y debe ser, antes que un medio de información y comunicación (modelo colgador de enseñanza), un espacio social, un espacio para la interacción y colaboración en el que estudiantes, profesores y tutores deberán moverse, estar presentes, convivir en él, crear e interactuar con fluidez, como en el espacio aulístico físico.

La creación de este entorno social virtual, con nuevos escenarios y acciones educativas sociales desarrolladas en redes, va mucho más allá de las actividades secundarias creadas por profesionales y especialistas de los medios (fotógrafos, fotoperiodistas, camarógrafos, artistas, escritores electrónicos, expertos en diseño gráfico, sintetización multimedia, analistas de imágenes y sonidos…), actividades centradas en el contenido, no en el estudiante, ente social que aprende colaborativamente y en red. Si bien es cierto que la creación del entorno social de la aulista virtual no está en manos 100% de los especialistas de los medios, éstos sí pueden proveer, dentro de la hilera densa y apretada de contenidos textuales y multimedia, espacios para la interacción, intercreatividad y conectividad.

Lo que minimiza la distancia y hace la diferencia en la efectividad de la educación en línea, no es la forma de presentar el contenido, sino la interacción y las actividades educativas sociales (Ver el f-Learning). "Esta interacción de voluntades, deseos, aspiraciones y experiencias mutuas es la que realmente funda la idea de red de aprendizaje".(Cristobal Suárez). Da lo mismo que el discurso (clase magistral) sea presencial o distal, que se usen multimedia caseros o profesionales (por aquello de que llaman más la atención y aburren menos)*; si no hay actividad social e interacción (enlaces entre nodos), el estudiante se sentirá y estará distante, “espaciao” (“en otro mundo”). Ni la aulística presencial ni la aulística virtual garantizan 'per se' la proximidad psicológica (la no-distancia). Dos personas que no “lían”, por más que se aproximen, estarán distantes. "Lo que termina cimentando las relaciones no es tanto la proximidad física -aunque ésta es ciertamente importante- como la proximidad psicológica. Las personas con las que nos llevamos bien, en las que confiamos y con quienes estamos a gusto constituyen los eslabones más fuertes de nuestra red de relaciones" (D. Goleman, 1999).

Para comprender la amplitud del concepto interacción e intercreatividad en el espacio virtual hay que vivir activamente en una red social educativa por un buen tiempo. La aulística virtual basada en redes sociales, no ya la basada en Plataformas educativas cerradas (Bb, Webct...), posee una gama de herramientas (más numerosa que las del aula presencial) para construir conocimiento, publicarlo y compartirlo; para colaborar socialmente; para interaccionar con el texto-contexto y el autor del texto; para dar cuenta a cualquier hora a toda la "Comunidad de aprendizaje" de cada paso (buenos y malos) y cada actividad (magnífica y anodina) que genera cada uno de sus miembros (maestros, tutores, estudiantes).


Por conectividad entendemos no sólo la interacción entre nodos, sino también el estar conectados sin interrupción, gracias a la incorporación de la mensajería instantánea en las modalidades de texto, voz y de vídeo, dispuestos a corresponder (co-crear, co-gestionar, co-laborar, co-participar) en cualquier lugar y a cualquier hora, y no necesariamente cuando suene el timbre o la campana. Con frecuencia se utiliza el chat textual/audio/video o videoconferencia como una forma de acortar distancias, de proyectar y traspasar el aula física al aula virtual, de convertir en presencial la educación online. Nada más erróneo. La temporalización del aula virtual equivaldría a la desvirtualización de ésta y sería el final de la educación online y del e-Learning. La razón principal por la que nuestros estudiantes se involucran en la educación online y en el e-Learning es la atemporalidad y asincronicidad; la carencia de tiempo sincrónico para el aprendizaje. Obligar a este estudiante a asistir a una hora determinada al aula virtual, sería como pedir al cirujano, en plena operación, que suelte los utensilios para asistir a una conferencia magistral.


Llevamos cien años o más con la Educación a
Distancia (ED) o Educación No Presencial (ENP). Este tipo de educación se las
ha arreglado para transportar contenidos y trabajos intelectuales con las
tecnologías emergentes de comunicación e información de la época: Diligencia,
Correo humano y a caballo, Telégrafo, Teléfono, radio, correo
terrestre-marítimo, correo aéreo, TV, Internet, Web 1.0, Web 2.0. En dicha
trayectoria ha recibido distintos nombres: Educación a distancia,
Distance learning, Educación virtual, Educación on-line, aula virtual,
Teleformación, Entornos Virtuales de Aprendizaje (EVA), e-Learning,
u-Learning, m-Learning …
 Algunos autores casuísticos se han dado a
la tarea de comparar y diferenciar dichos términos. Tarea inútil; pues en las
conversaciones callejeras de la Nube la gente no se entretiene con
diferencias académicas para referirse a lo mismo: A la Educación NO
Presencial.

A partir de la Web 2.0 y de la tecnología
omnipresencial, la ED o ENP recibió un impacto de la Nube tan contundente que
ha sufrido una metamorfosis y mutación, ya no es lo que era. La Educación a
Distancia (ED) se ha trocado en Educación Sin Distancia (ESD). Es
entonces cuando aparecen sectores no académicos (Industria, Empresas,
Comercio, Gobierno a crear sistemas para Educación continua y adiestramientos
online para sus empleados.

De la Educación a Distancia -> e-Learning

Del e-Learning -> m-Learnig

ENP
(Educación No Presencial)

ED (Educación a Distancia)

ESD (Educación Sin Distancia)

Educación a
distancia, Distance learning, Teleformación.

(Todavía la
mayoría de la Educación virtual, Educación on-line, EVA, y Aula
virtual
, continúa siendo ED)

e-Learning, u-Learning,
m-Learning, b-Learning

Los tres términs últimos, y los que vengan,
apuntan a las propiedades (ubicuidad), al equipo (móviles) y
a las instancias presenciales (blended) del e-Learning. Respecto
al b-Learning habría que añadir que la Educación
presencial que no sea Blended(híbrida), no es educación.

(Ya no hay razón para que la Educación
virtual, Educación on-line, EVA y Aula virtual
, continúen siendo ED).



La sociabilidad virtual (no el contenido virtual), pulveriza los guardarrayas territoriales (desterritorrialización) y hace de la educación en línea una educación sin distancia.

__________

* El aburrimiento no necesariamente está asociado a la ausencia de multimedia. No sé a ustedes, pero yo prefiero un discurso-conferencia presencial al discurso-video o televisivo unidireccional. Es la interactividad entre estudiantes el factor de total atención.

Fuente

Visitas: 146

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de RedDOLAC - Red de Docentes de América Latina y del Caribe - para añadir comentarios!

Participar en RedDOLAC - Red de Docentes de América Latina y del Caribe -

IFC-RedDOLAC

Campus Virtual RedDOLAC

Su Constancia RedDOLAC

CONVOCATORIAS

Anuncie sus Congresos o servicios Educativos en RedDOLAC

Consúltenos al correo: reddolac@gmail.com

Contáctenos

Participe en la sostenibilidad de RedDOLAC

Foro

Didáctica universitaria

Iniciada por Alberto Luis Torres Ferrales en Didáctica y Pedagogía el miércoles. 0 Respuestas

Publicación de artículo

Iniciada por Dustin Tahisin Gómez Rodríguez en Artículos Científicos 25 Abr. 0 Respuestas

RedDOLAC

Organizaciones

Canal de audio RedDOLAC

Su constancia de RedDOLAC

Gracias por su visita

© 2022   Creado por Henry Chero-Valdivieso.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio