Sociogogía ¡ No es Sociología! es una forma novedosa de intervención y guia de gruposl, personas e instituciones en la Sociedad

La necesidad sentida de escribir para otros es parte del sentimiento de los educadores, la reflexión sobre nuestra época debe no solo ser transmitida de manera oral, sino que exista testimonio para continuar en el dialogo con los otros, con los que coincidan y con los que no, para construir sobre la contradicción, y también sobre el acuerdo.

La educación social es un termino que ha rondado en el contexto durante muchos años, en la discusión nacional como en la internacional uno puede advertir un cierto sentimiento y necesidad de resignificar esos conocimientos, métodos y técnicas para que estas tengan sentido, este proceso de búsqueda de resignificados es propio de las ciencias sociales y humanidades en donde se puede advertir la emergencia disciplinar por la complejidad de las acciones, la postmodernidad nos a heredado parte de eso.

En mi caso particular, el encuentro con la educación social, ha sido parte de los diálogos que he sostenido con pedagogos que en Honduras han hecho educación social como lo son Gustavo Blanco, Patricia Valladares quienes fueron pioneros en esta disciplina formando a centenares de profesionales en el interesante campo de la educación social como parte de un programa universitario que funciono en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), en lo que fue el Sistema Universitario de Educación a Distancia (SUED), ahora Centros de Recursos de Aprendizaje y Educación a Distancia (CRAED).

A través del Técnico Universitario en Educación Social (TUES) y de muchos diplomados que se generaron alrededor de la temática educación, familia, comunidad para la construcción de sociedades locales cada vez mejor integrados con un enfoque en la promoción del trabajo y el progreso, la prevención y la interrupción de la violencia social.

Intentos hubieron de crear una carrera que diera continuidad a los estudios técnicos universitarios, con la creación de la Licenciatura en Pedagogía y Educación Social en el 2008, sin embargo, la concurrencia de eventos nacionales lo impedirían, aunque no invalidarían la necesidad de formar en tan importante disciplina.

Recientemente he renovado mi interes en el tema, al conocer al joven intelectual Josue Ramón Sevilla Plata, Licenciado infieri en Pedagogía y Ciencias de la Educación, con el que pude entablar un dialogo franco fruto de lo vivido pero también de las lecturas propias y compartidas y luego de debatir sobre lo que es y lo que no es la educación social, la confusión existente en el dialogo internacional acerca de términos relacionados como Sociopedagagogía, Pedagogía Social, Educación en Ciencias Sociales, Socio educación, Sociología de la Educación y Pedagogía Sociológica, hemos logrado advertir que la educación permanente, la educación para la reinserción social, la educación familiar, la educación no formal y otras más forman parte de una buena cantidad de esfuerzos realizados por personas e instituciones alrededor de una disciplina que no se enmarca en los conceptos antes mencionados, ya que se trata de una educación liberadora, emancipadora, que pone su atención en el ser humano y su desarrollo y no en los contenidos, que no es escolar, sino comunitaria, que se da a lo largo de toda la vida.

Por lo que hemos advertido que al igual que otras disciplinas sociales y humanas en plena emergencia como la plectica, las ciencias del desarrollo, la Hebegogía, la Gerontogogía esta surgiendo con gran fuerza la disciplina a la que se dedican profesionales de distintas denominación realizando trabajo en distintos espacios no escolares, dedicados al desarrollo de los valores y las capacidades humanas para una integración y transformación de la sociedad, se tratan de “Guías sociales”, luces en el camino de trabajar por construir una mejor sociedad, mediante la interacción humana, la transmisión de conocimientos, la fijación de valores y la adquisición de valores por medios no convencionales y no escolares, estos Guías Sociales, pueden traducirse según hemos hecho en una nueva etimología como “Sociógogos” es decir personas que ejercen la “Sociogogía” una disciplina nueva, con características propias y vinculaciones con otras ciencias.

La Sociogogía, al pertenecer a las “Agogías” o Ciencias de la Educación toma conocimientos, valores y conocimientos de las mismas, sin embargo, puede considerarse como una superación del “Paidocentrismo”, que ha caracterizado la enseñanza en las Ciencias de la Educación al concentrarse en el discurso y en la práctica en la forma de enseñar y en como aprende el niño considerado este el sujeto de aprendizaje dentro de la educación primaria o básica.

La Sociogogía no necesariamente busca certificar personas en un sistema escolarizado, sino ser el canal por medio del cual las personas, y estas en instituciones sociales claves (familia, grupos sociales, comunidades) desarrollen actitudes deseadas, actitudes sociales que les permitan y faciliten su integración dentro de la sociedad.

Esto fue parte de las motivaciones que nos indujeron a escribir nuestras reflexiones producto de la lectura y el análisis documental. De esto y otros detalles trata el libro que el Lector tiene en sus manos, un documento que según nosotros es el comienzo para el establecimiento de un dialogo franco y global acerca de esta nueva profesión dentro de las Ciencias de la Educación del siglo XXI.

I. Ser Guía Social, un nuevo constructo profesional de fin y principios de siglo

Si la sociología busca identificar el orden, el desorden y el cambio social como lo establece (Inkeles, 1965), la Pedagogía por su parte como ciencia de la educación se encarga del estudio de como guiar y educar a los niños, lo cual ha incidido en gran medida en un “paidocentrismo”, es decir la preeminencia de los educadores a considerar la educación como un proceso de educar a los niños, aun cuando se trate de educar al ser humano a través de todo su ciclo vital.

Ambas disciplinas son ciencias del hombre, fundamentadas en los conocimientos clásicos recreadas en una refundación en la modernidad, centradas una en el individuo y los cambios actitudinales (Pedagogía) y la otra en la relación del hombre con la sociedad y en las dinámicas que se establecen entre los distintos grupos e instituciones de la sociedad que por sus contradicciones provocan cambios sociales (Sociología).

La transformación de la sociedad de un modo de producción feudal a uno industrial capitalista o socialista trajo consigo una serie de nuevos retos, la alineación social, delincuencia, violencia, agresividad, fueron ampliamente estudiadas desde la sociología para dar paso al servicio social en los tiempos de postguerra hasta los años 60’s, lo que más tarde se conocería con nombres como Trabajo Social (1970-1980), Gerencia Social (1990) y Gestión Social (Siglo XXI).

La complejidad de quien estudia la sociedad (Sociólogo), quien advierte las disfuncionalidades de origen psíquico y social (Psicólogo), quien la desea intervenir (Trabajador o Gerente Social) y quienes tratar de cambiar al hombre para que se inserte en la sociedad (Pedagogo), ha producido una necesidad de entender las diferentes esferas.

No es casual que, en el advenimiento del fin del siglo XX, y ante la creciente necesidad de entender lo complejo, muchos profesionales de estas areas antes mencionadas, decidieran incursionar en el estudio de una segunda o tercera carrera asociada a entender como el hombre puede integrarse en la sociedad, y como la sociedad debe de abrir espacio para la diversidad humana y como ello ha traído como consecuencia profundadas contradicciones en la sociedad, sus grupos e instituciones.

Honduras no es la excepción a esta dinámica, muchos colegas pedagogos han estudiado como segunda carrera trabajo social, sociólogos estudian economía, administración o psicología, y psicólogos estudian trabajo social o pedagogía, al parecer el contexto de la postmodernidad hace un llamado muy fuerte a la complementariedad de los enfoques para abordar las problemáticas sociales que cada vez son más complejas.

En este primer capítulo examinaremos el surgimiento de varios conceptos vinculados al desarrollo de la Sociogogía, como construcción histórica.

1. Concretizaciones educativas del siglo XX

De alguna forma el siglo XX es heredero del iluminismo, como de lo clásico, por lo tanto, en un momento en que el dialogo de ideas, el surgimiento del Estado Nacional, sus instituciones y sobre todo la asunción de la responsabilidad social de la educación por parte del Estado separándolo de lo eclesiástico, es característico del transito del siglo XIX al siglo XX.

Derivado del pensamiento racionalista de Inmanuel Kant, uno de sus seguidores, el filósofo alemán Pablo Natorp (1854-1924) quien hiciera importantes aportes a la filosofía clásica en su primer estadio profesional, haciendo una división de la filosofía en lógica, ética y estética, traslada luego su plano de reflexiones a lo educativo en su famoso escrito Pedagogía social. Teoría de la educación de la voluntad sobre la base de la comunidad publicado por primera vez en alemán en 1889 y nuevamente con una segunda edición en 1905, en donde reconoce según la relectura de (Bueso, 1988, págs. 141-142) que “ El hombre sólo se hace hombre mediante la comunidad humana”, esto muy en concordancia con lo planteado por el sociólogo Peter Berger en 1963, al afirmar que una perspectiva sociológica muy válida es el análisis de la interdependencia “El hombre en la sociedad, y luego el influjo de la sociedad en el hombre, esto como preámbulo para el análisis del drama de la sociedad” (Berger, 1967).

Es fácil advertir en la visión de Natorp, cual seria el destino del desarrollo de un humano fuera de la comunidad de personas, fácilmente se ha imaginado aunque no demostrado que volveríamos a una humanidad salvaje, casi animal, estas ideas incluso han sido recreadas en la literatura a través del Libro de la Selva escrita por el Inglés-Indu Rudyard Kipling en 1894, en donde retrata la historia de un niño criado por lobos en la selva y en los aprendizajes instintivos que el niño de la selva se apropiaba de su comunidad adoptiva, aun cuando la humanidad misma no pudo ser suprimida por lo animal.

Esta figura de la supuesta animalización del hombre en ausencia de comunidad, también inspiro las historias míticas en donde Rómulo y Remo, fueron criados por una hiena, un animal salvaje que hiciera de nodriza de los gemelos, quienes según la historia serían los fundadores de Roma.

Estas historias míticas que forman parte del imaginario del pensamiento clásico, quizás hicieran reflexionar a Pablo Natorp sobre la importancia que tiene la sociedad y su influjo con el ser humano individual, aduciendo incluso que “individuo y sociedad poseen un acoplamiento tan perfecto que hasta comparten una misma alma” (Moreno, Poblador, & DelRío, 1984), algo que ha sido retomado posteriormente en la teoría de la memoria colaboradora, la teoría de la mentalidad colectiva.

Pablo Natorp es también un filosofo de la educación que considera que la formación mental por si misma es una visión fragmentada, que la educación debe de estar integrada a la cultura, responder a la forma en como se deben de reproducir los valores de la moral social (verdad, justicia, bondad y utilidad), lo cual naturalmente entro en contradicción con los planteamientos vigentes planteados por Juan Federico Herbart que en su Pedagogía Científica publicada en 1806, quien propugnaba por una educación fundamentada en saberes, gradualizados según el alcance de ciertas metas deseables como gobierno personal, educación y liberación.

También se advierte en el trabajo de Natorp de la Pedagogía Social según (Moreno, Poblador, & DelRío, 1984, pág. 359) que se debe de promover en el niño una educación social, es decir salida del sujeto al mundo de las relaciones sociales como proceso de enriquecimiento del yo, pero además Natorp antepone lo social a lo intelectual, la vida mental sugiere el se enriquece como efecto de la sociabilidad adquirida, la sociedad tiene derecho a la educación, las autoridades y las entidades institucionales deben de ser encargadas de hacer la necesidad de poner en juego estos poderes. Reconoce además diferentes organizaciones sociales que deben intervenir en la educación social: la familia o el hogar, la escuela y la vida social adulta a través de los grupos sociales en la comunidad y el trabajo.

Es producto de este pensamiento que se organizan los Ministerios de Instrucción Pública, como una forma institucional de la responsabilidad asumida por el Estado en respetar el derecho de la sociedad a la educación, también este pensamiento tuvo influencia en el desarrollo de protocolos y diseños educativos contextualizados para la enseñanza de la geografía, la cultura, la comprensión de la moral social regional y nacional, pero también de una educación cívica que permitiera a los sujetos de aprendizaje integrarse cuando sean adultos a la vida en sociedad, a tener una participación política en decisiones que les afecten.

Ciertamente aun cuando han pasado más de un siglo del pensamiento de Natorp, existen muchas brechas en alcanzar el ideario de una educación social escolarizada, en donde se de preeminencia a la educación moral, una educación para la convivencia, con menos carga de educación para los saberes factuales, sino para el cultivo del espíritu.

Según Natorp para que “Una sociedad se desarrolle y extienda a pesar del paso de los años, supone indudablemente un esfuerzo intencionado de su sistema educativo en ejercer influencia formativa sobre sus integrantes” es decir si interpretamos bien el pensamiento de Natorp que los cambios sociales, los aprendizajes sociales deben de integrarse de manera natural a los procesos educativos. Por lo tanto, no es plausible que por ejemplo en la enseñanza de la historia nacional esta se detenga en un punto del que parece no haber sucedido nada, en vez de enterar a los sujetos de aprendizaje de conocimientos y reflexión en torno a hechos históricos contemporáneos .

Natorp tuvo decidida influencia sobre el pensamiento filosófico contemporáneo sobre todo en Iberoamérica, en donde existe evidencia de su lectura por el filosofo español José Ortega y Gasset (1883-1955) quien en una conferencia titulada “Pedagogía Social como programa político” en 1910, analiza que tanto la pedagogía de Platón, como la de Pestalozzi, son Pedagogías Sociales basado en el reconocimiento que la educación esta condicionada por la sociedad y una buena organización de ésta por la existencia de hombres socialmente educados.

De acuerdo con Ortega, “La educación es transformación de la realidad en el sentido de mejor y por tanto debe de ser social, es decir ha de estar orientada a la consecución de una sociedad en donde imperen la racionalidad y la justicia”.

La intemporalidad del pensamiento de la educación social en el periodo entre las guerras mundiales (1914-1918) y (1939-1945), no fue precisamente un terreno fértil para que estas ideas pudieran prosperar.

2. Educación en Ciencias Sociales

Los Estudios Sociales, surgen derivados de las Ciencias Sociales en 1900, cuando se comienzan a ofrecer los primeros cursos
3. Descubrimiento de la Socialización como funcionalidad de los Agentes Sociales

El desarrollo de la sociología ha producido dos esquemas de estudios principales, uno de ello es el estructuralismo, siendo su atención principal, las organizaciones y las instituciones de la sociedad, y un segundo centrado en las funciones que ejercen dichas instituciones de la sociedad, llamado funcionalismo, con exponentes tan importantes como Emilio Durckeim, Max Weber, Herbet Spencer, Wilfredo Pareto, Talcott Parsons, Robert Merton, por lo que se puede derivar que esta escuela sociológica ha permanecido activa por todo el siglo XX y hoy en diac con aires muy renovados.

Los estudios sociológicos funcionalistas, comenzaron a analizar la función de las instituciones sociales en la reproducción de la cultura, pero también en el impulso del cambio social, uno de sus principales exponentes Robert Merton (1910-2003), consideró que existen funciones latentes, que ya se encuentran incorporadas en instituciones como la escuela, en donde aprendemos como comportarnos en la sociedad, y otras funciones llamadas manifiestas, que son parte de las fuerzas impulsoras de la moral social de la época, según la cual son identificadas, seleccionadas y deseadas por personas y grupos sociales implicados.

Otra corriente muy importante en el funcionalismo es provista desde la Antropología Social fundada por Bronislaw Kasper Malinowski (1884-1942) quien hizo trabajos comparativos entre diferentes etnias, creando el concepto de cultura en un sentido de conjunto de valores sociales que una sociedad reproduce a través de sus instituciones, constituyéndose en una visión sin estigmas y sin vicios de superioridad, fundando las bases para el estudio de la diversidad humana, establecido a través de sus estudios que la familia no es la misma en todas las sociedades humanas, y que su naturaleza cambia incluso en una sociedad con el devenir del tiempo y el desenvolvimiento de los cambios sociales.

Contemporáneamente en tiempos de postguerra el Antropólogo Educativo Robert Alan Levine (1932) realizó trabajos de antropología social-educativa de manera comparada, desde la década de 1960 hasta el presente, estableciendo que existen diferentes subculturas dentro de la cultura, que existen normas sociales que permiten la integración de la sociedad, pero sobre todo que existen diferentes agentes que intervienen en la Socialización o Educación Social, para garantizar la transmisión de la cultura a través de las generaciones, su perfeccionamiento pero sobre todo la integración del hombre en la sociedad.

La socialización o sociabilización es el proceso mediante el cual los integrantes pertenecientes a una sociedad o cultura aprenden a interiorizar un repertorio de normas, valores que permiten que exista una interacción social bajo ciertos patrones de conducta, convencionalmente aceptados como correctos.

Algunos sociólogos como Peter Berger (1929-2017) y Thomas Luckmann (1927-2006) consideran que «el individuo no nace integrante de una sociedad, sino que es inducido a participar de ella a través de la aceptación, rechazo de comportamientos realizados por el individuo», esto forma parte de su Teoría de la construcción social de la realidad, que funda la Sociología del Conocimiento, en la que los individuos somos parte de la construcción del conocimiento, que existen conocimientos convencionalmente aceptados y formas de conocimiento considerados como correctos de acuerdo a la época.

En este mismo sentido de la sociología funcionalista, la antropología social, la sociologia del conocimiento, el antropólogo social educativo Robert Alan Levine, reconoce la categoría de socialización, según la cual se producen los aprendizajes sociales del individuo para vivir en sociedad, según esta corriente de pensamiento esto puede darse en tres niveles principales:

1. Socialización como internalización de cultura
2. Socialización como represión de impulsos no deseables
3. Socialización como adiestramiento de roles.

De acuerdo al nivel del desarrollo del ciclo vital humano, la socialización puede ser de dos clases:

1. Socialización primaria. Se da durante la etapa de la niñez y se encuentra a cargo de los agentes de socialización en la familia y la escuela, que fijan normas de conducta por internalización de cultura y represión de impulsos no deseables.

2. Socialización secundaria. Se da en las etapas posteriores y hasta la muerte, se encuentra a cargo de los agentes de socialización de la Iglesia, la escuela, el ejército, los grupos primarios, los medios de comunicación, que norman la conducta a través del adiestramiento de roles, y la represión de impulsos no deseables.

En esta corriente de ideas es cuando surge a mediados de los años 60´s y principios de los años 70´s el concepto de Sociopedagogía, lo que dio el sustento a la par de los avances en conocimientos de Psicología educativa, en que a través del juego, la interacción humana entre padres e hijo, y entre niños, el lenguaje corporal, pero sobre todo de la estimulación temprana, era posible generar apego, aprendizajes, permitir el desarrollo de la personalidad, en la primera infancia.

De tal forma que se han desarrollado una serie de nuevas investigaciones y la emergencia de nuevos campos del conocimiento, como la Educación prenatal, la educación inicial, la pedagogía de la ternura, la educación de padres y madres, como partes de la Sociopedagogía que han dado paso al surgimiento de nuevas especialidades profesionales en las ciencias de la educación como la Educación Prenatal (mezcla de pediatría, psicología y educación), la Educación inicial para niños de 0-3 años y la educación institucionalizada de 3-6 años con titulaciones de Educación Preescolar y/o Educación Prebásica, todo ello como parte de la Paidogogía, una Agogía o Ciencia de la Educación sustentada en la educación de la primera infancia, incluyendo los procesos de socialización inicial que deben de llevar conjuntamente los padres, madres como el profesorado que atiende este nivel, a fin de promover un desarrollo integral del infante.

Ciertamente como lo establece (Shane, 1977, pág. 69) varios de estos elementos han sido considerados por la Pedagogia Experimental norteamericana en la década de 1960 y 1970, para desarrollar: 1) Un plan de exámenes físicos y mentales, pre y post natales para un seguimiento adecuado; 2) Proporcionar a los niños, desde los meses inmediatamente posteriores a su nacimiento, experiencias que contribuyan a crear insumos cognitivos deseables y acumulativos, iniciando la educación en centros de educación desde los 3 años; 3) Insistencia en programas personalizados que se centren en el desarrollo optimo del alumno en vez de hacerlo en el intento que satisfaga las normas del grupo; 4) Esfuerzos cuidadosos para promover el autoconcepto positivo, para que no se autoafirme negativamente como “sucio” “torpe” “incapaz de leer” entre otros epítetos.

4. Surgimiento del Trabajo Social

Otra importante fuente de confusión conceptual y metodologica con la que comúnmente se tiende a confundir la educación social, es con el rol del trabajo social, ya fuere con sus conceptos predecesores (Servicios o Asistencia social) o modernos (Gerencia o Gestión Social), los cuales son constructos hijos del siglo XX y XXI.

Al analizar la gestión social, se puede llegar a la conclusión de que este es un efecto de conceptos evolucionados, desde la gerencia social, el trabajo social y el servicio social durante el siglo XX, con referencia a la intervención planificada y racional de la sociedad.

El rastreo de las acciones planificadas y racionales en la realidad, según (Fink & Conover, 1972, pág. 9) equivale a “Seguir la evolución de los conceptos de responsabilidad del hombre frente a sus semejantes y la comunidad”, lo que coincide plenamente con nuestra búsqueda de significados a través del rastreo de la historia del trabajo social.

A criterio de (Egg, 1996) el trabajo de ayudar a otros, se volvió una profesión como parte de una construcción social e histórica, ya que esta es una acción tan antigua como la humanidad, practicada por los sacerdotes en múltiples religiones. Es durante el Medievo, donde se diversifican las formas de ayuda social:

1. Ayuda pública, realizada por los monasterios a la comunidad.

2. Protectorado público, mediante el desarrollo de acciones del rey o gobernante, para garantizar el bienestar de sus vasallos, siervos, en el ámbito de su poder.

3. Ayuda mutua, surgida en el seno de los gremios de obreros y artesanos, al interior de las familias, y dentro de las incipientes instituciones sociales escolares, adscritas a los monasterios, en donde la comunidad (maestros, estudiantes y compañeros), comienzan a tener sentido de pertenencia a un grupo.

4. La limosna, como obsequio a cambio de la salvación espiritual, que se podía entregar de dos formas a las instituciones (asilos, hospitales, la iglesia) o los individuos y familias de personas con alguna necesidad insatisfecha.
Es durante el Medievo, cuando Luis Vives (1492-1540), escribe su tratado Socorro de los pobres, que ha criterio de (Egg, 1996, pág. 101) es un documento doctrinario que se sigue invocando para estudiar el origen histórico del trabajo social, ya que en él se presenta no solo ideas que indujeron a la asistencia social organizada, sino también a la acción social del profesional que ejecuta dicha asistencia social.

4.1 Asistencia Social

Consecuencia de estas reflexiones, se impulsaron por parte de los monarcas, un conjunto de acciones de asistencia social, que según (Friedlander, 1978) desembocaron en la emisión de la Ley Isabelina de los Pobres (1601), la Ley de residencia (1662), y el aumento del número de los hospicios, como socorros parciales.

Con el desarrollo del mercantilismo y el surgimiento de una economía capitalista, luego del surgimiento del Estado Nacional a consecuencia de la revolución burguesa en Francia, se producen dos fenómenos que acompañan la asistencia social organizada:

1. Acción beneficio asistencial, mediante el crecimiento del Estado y el reconocimiento que su función principal en una sociedad es el “bien común” y que para ello debe asistir y atender a los integrantes de la sociedad menos favorecidos para acompañarlos en su desarrollo y promoción de la prosperidad, de manera que educar a la población, asistir técnicamente a los agricultores, garantizar su sanidad, prevenir la violencia, dar seguridad pública, se volvieron obligaciones del Estado nacional.

2. La filantropía, en remplazo de la limosna y la caridad, origina en el siglo XIX, es una acción voluntaria del empresariado particular o privado, tendiente al sostenimiento y apoyo de las instituciones benéficas del Estado o a la creación de programas que apoyen el bienestar social. Este fenómeno se puede considera como el antecedente genético del movimiento de responsabilidad social empresarial que se comienza a manejar a finales del siglo XX y principios del siglo XXI.

El surgimiento de la profesión de asistencia social se produce en el marco en el que el Estado asume la función de protección social, a través de la emisión de las primeras leyes sociales, orientadas a la seguridad social, la protección de ancianos, enfermos y niños. La referencia más antigua sobre el respecto la brinda (Egg, 1996, pág. 108), haciendo alusión que en Alemania en la década de 1890 se promueve la primera Ley de seguridad social.

A partir de este marco jurídico, comienzan a organizarse y aumentar en número las Sociedades de organización de la caridad (COS por sus siglas en inglés). El marco jurídico, como la existencia de organizaciones estructuradas y funcionalmente diferentes a todo lo antes conocido, obligo al surgimiento de la profesión de Asistencia Social.

Ya para fines del siglo XIX, no solo se habían creado organizaciones de asistencia social, sino escuelas para formar asistentes sociales que llenaran las vacantes demandadas por la nueva institucionalidad.

Según (Egg, 1996, pág. 229), los conceptos de asistencia social, servicio social y trabajo social aluden a categorías para identificar momentos evolutivos de la acción por el bienestar social, a lo que podríamos agregar los enfoques de gerencia social y gestión social como concepciones y categorías más evolucionadas, distinguiéndolos de la siguiente manera:

Tabla No.1
Distinción de los Momentos Históricos y Metodológicos de la Acción Social

Etapa Concepción Categoría Fundamental
Asistencia Social Benéfico-asistencial
Paramédica y/o Para jurídica Beneficencia
Filantropía
Servicio Social Tradicional-clásico
Desarrollista Acomodación, ajuste integración
Trabajo Social Concientizadora- revolucionaria Organización, movilización, concientización
Gerencia Social Planificación y control central por parte del Estado Estrategias, Políticas.
Gestión Social Integradora, transformadora de la realidad, participativa y con poder de decisión. Responsabilidades Compartidas.
Participación Ciudadana e Incidencia Política.

Fuente: Adaptado de (Egg, 1996)

4.2 Servicio Social

Según (Fink & Conover, 1972), desde comienzos del siglo XX, se fue desarrollando el sistema de bienestar social en las economías industriales, al pasar de una economía agrícola a una industrial, el crecimiento de las ciudades permitió profundizar la conciencia de ayudar a los individuos, a los grupos y a las comunidades.

Algunos de los éxitos logrados en el desarrollo del servicio social, que lo podemos rastrear desde 1905 en la sociedad estadounidense, hasta la transición en 1950 hacia el trabajo social, los principales hitos fueron, según (Fink & Conover, 1972, pág. 12) los siguientes:

1. El surgimiento de fundaciones filantrópicas dedicadas a la investigación sanitaria, médica y científica, al bienestar social y el progreso cívico.

2. El desarrollo de parques y campos de deporte públicos, de programas para la conservación de los recursos naturales y una gran expansión de los centros vecinales y de los demás organismos culturales y recreativos.

3. Programas especiales para tiempo de guerra que incluían el Servicio Interno de la Cruz Roja Norteamericana.

4. El desarrollo de departamentos estatales y locales para el establecimiento de la salud pública y la sanidad, del servicio de enfermeras y la rehabilitación vocacional.

5. Mejoras en el sistema de recolección de fondos y en el planeamiento de los organismos asistenciales voluntarios.

6. Mejorías incipientes en departamentos locales de asistencia pública en ciertas áreas urbanas.

7. Multiplicación de los Tribunales de menores que desde el primero instalado en Chicago en 1899, alcanzaron 321 unidades en 1918.

8. La formación de grupos de libertades cívicas y los derechos humanos.

Dentro de este proceso de configuración de la asistencia social, permanecieron como instancias implementadoras, los servicios voluntarios, es decir derivados y sostenidos con la filantropía y el voluntariado y los servicios sociales de naturalezas Estatales, organizadas y sostenidas por el Estado en cumplimiento de sus obligaciones de protección social.

Se amplía en este momento histórico, la acción social anteriormente enfocada en individuos desprotegidos socialmente, a las familias, grupos, en temas de salud, educación, reinserción social de personas consideradas en ese momento como “antisociales” , hasta proyectos de asignación de viviendas sociales y servicios públicos (agua, luz, alcantarillado, telecomunicaciones) a residentes de centros urbanos.

También en este momento se considera que es pertinente a la profesión de servicio social, intervenir en el Estado en temas de planeamiento social y desarrollo organizando la política social y la eliminación de condiciones ambientales hostiles al bienestar de los individuos, familias, grupos y comunidades, en el nivel nacional y estatal.

En un enfoque menos ortodoxo, (Ruzzo, 1977) considera que la sociología es la ciencia central desde la que se desprende la asistencia social y que esta ha sido desarrollada a través del tiempo para intervenir planificadamente en la solución de los problemas que enfrenta la sociedad en los ámbitos familiar, socio demográfico, socio-jurídico, socio-político, socio pedagógico, sociocultural, y que para ello es necesario que dentro de todas sus estrategias teórico-metodológicas el asistente social, haga uso de herramientas de educación y comunicación social.

No como educador escolar, no como formador individual de la personalidad de alguien, no como quien asume uno de los extremos de la bipolaridad pedagógica de maestro alumno, sino como educador social. La educación social es un enfoque general, y desde el punto de vista propio, se plante la educación como transmisión de valores sociales que permiten al educando, a medida que los internaliza, ir adaptándose al grupo. La ciencia normativa que sirve de base a la educación social es la Pedagogía social…. Esta comprende una serie de aspectos relacionados con el hecho educativo que se desarrolla en la sociedad humana, y la problemática que se inicia a partir de allí: la sociedad y la educación, las clases sociales y la educación; las generaciones y la educación; las masas y la educación; el conflicto entre la educación sistemática y la educación asistemática en la sociedad actual; la educación en la sociedad de masas; la educación de adultos; la influencia educativa de los medios de comunicación de masas… Por donde se advierta la ambivalencia de esta ciencia está situada en la encrucijada de lo social y lo educativo, que es también la coyuntura donde se halla el asistente social. De aquí surge la necesidad de una formación pedagógico-social, imprescindible para enfrentar las tensiones futuras producto de las contradicciones internas de la sociedad (Ruzzo, 1977, págs. 101-102)

Según (Egg, 1996, pág. 211), los servicios sociales, aglomeran un conjunto de acciones, que se pueden identificar fácilmente en el siguiente diagrama:

Diagrama No. 1
Servicios Sociales

Fuente: (Egg, 1996, pág. 211)

Esta forma de categorizar la acción para la protección social aún sigue teniendo vigencia sobre todo en el sistema de cuentas nacionales, que manejan los bancos centrales de cada país, para evaluar empleabilidad, inversión, gasto, ingresos de forma agregada y en relación con el Producto Interno Bruto (PIB).

4.3 Trabajo Social

Surgido con posterioridad a la segunda guerra mundial, se le puede considerar como un enfoque evolutivo, muy influido por las ideas de la institucionalidad internacional y la asistencia o cooperación al desarrollo, como una extensión de la colaboración y solidaridad, así como los avances en la psicología social y la psicología de la salud.

A partir de este momento, se define el rol del trabajador social, según (Egg, 1996), en el ámbito de tres formatos de intervención:

- Trabajo Social individual, mediante estudios de caso.
- Trabajo Social grupal, incluyendo el ámbito familiar.
- Trabajo Social comunitario, incluyendo dentro de ello las comunidades urbanas y rurales, así como sus vínculos superestructurales, infraestructurales como de las relaciones de mercado y dependencia.

A criterio de (Egg, 1996, pág. 36) considerado como uno de los padres del trabajo social, en esta disciplina profesional se han definido, áreas y campos de actuación:

Tabla No. 2
Áreas y Campos de Actuación del Trabajo Social

Áreas de actuación Sectores de Intervención
- Trabajo social en el área de la salud
- Trabajo social en el campo educativo
- Trabajo social en programas de vivienda
- Trabajo social en el ámbito rural
- Trabajo social familiar
- Trabajo social con la infancia
- Trabajo social psiquiátrico
- Trabajo social con drogodependientes
- Trabajo social en el sistema de seguridad social
- Trabajo social para la tercera edad - Servicios para el bienestar social de la familia.
- Servicios para el bienestar social de la tercera edad.
- Servicios sociales para el bienestar de la infancia y la juventud.
- Promoción de la Mujer
- Servicios para la atención de grupos en situación de alto riesgo o con necesidades especiales de reinserción

Fuente: Adaptado en base a (Egg, 1996)

Con el desarrollo de la cooperación internacional, y la implementación de programas y proyectos de desarrollo social, económico, ambiental, tecnológico e institucional, los trabajadores sociales, tienen la necesidad de trabajar con otro tipo de profesionales para desarrollar las nuevas funciones, (Abogados, Administradores Públicos, Economistas, Administradores de Empresas, Pedagogos, Educadores Sociales, Salubristas, Planificadores, Urbanistas y otros), en las labores de planeación, como de intervención y evaluación, surgiendo un nuevo enfoque de trabajo en la acción por el bienestar social, la gerencia social.

4.4 Gerencia Social

La gerencia social como proceso teórico metodológico se comienza a configurar a finales de la década de 1980 y principios de 1990, cuando se eliminan las barreras ideológicas que amenazan con una tercera guerra mundial, así como se deciden las nuevas reglas del juego con la aprobación de medidas de economía liberal a través del Consenso de Washington en 1989, como también la transformación del Acuerdo General de Aranceles (GATT) en Organización Mundial del Comercio (OMC), tal como lo documenta (Del Cid, 2006, pág. 42-55).

Se reconoce que no solo existe necesidad de promover leyes, políticas públicas, creación de instituciones, sino una estrategia que responda a los cambios impulsados por el ambiente que rodea las instituciones de la sociedad, es así que surgen estrategias desarrolladas para la conservación de la biodiversidad, para la reducción de la pobreza, la atención de la niñez, la adolescencia y los ancianos.

Este enfoque no es novedoso, ya que fue implementado con éxito en las empresas privadas, a través de la administración de las estrategias, enfoque en el que se mezclan profundamente los principios desarrollados por el expresidente del Banco Mundial Robert McNamara, creador del ciclo administrativo (planeación, organización, dirección, control o evaluación), con los enfoques organizacionales militares sustentados en las estrategias de defensa o de ofensiva, para aprovechar las oportunidades, utilizando las fortalezas, para disminuir o mitigar las amenazas y debilidades.

Sumado a los nuevos conocimientos originado en la administración mercantil y militar, los trabajadores sociales y administradores del Estado, descubrieron con profundo desencanto, que las medidas asistencialistas, paternalistas del Estado, habían originado fuertes proceso de dependencia de la asistencia, como también las organizaciones cooperantes, fueron advirtiendo que los Estados de naciones en vías de desarrollo, también fueron entrando en franca dependencia de la asistencia oficial al desarrollo (AOD). Ambos reconocimientos, formaron parte de una crítica a la tesis que el apoyo, promueve el desarrollo, a manera de impulso, no de suministro permanente para impulsar la dependencia.

De tal forma que, frente al fracaso del modelo, surgieron nuevas alternativas derivadas de la concepción que era necesario empoderar en el sentido de transferir poder de decisión, pero también poder de conocimiento, para permitir que el desarrollo humano emergiera, desde una perspectiva de codesarrollo, promoción del autodesarrollo. Esta ruptura de conceptos y metodologías, según (Faleiros, 2003), trajeron como consecuencia una deconstrucción (desaprendizaje) y construcción (aprendizaje) de una nueva forma de acción social, sustentado en principios administrativos, de acción social y con objeto de inserción de la civilidad en una economía de libre mercado.

Y he aquí que el reto se traslada de individuos y grupos como tradicionalmente intervenía el trabajo social, a realizar acciones en colectivos organizados formalmente (empresas mercantiles, asociativas, cooperativas, organizaciones de la sociedad civil, empresas públicas), de tal forma que se hacen necesario nuevos instrumentos para trabajar en los cambios actitudinales, organizacionales y sociales para adaptar y construir una nueva sociedad que sea capaz de obtener beneficios en un mundo y una economía libre y globalizada.

Y es que, para poder impulsar cambios, se necesitan entre otros procesos logrados:

1. Organizar a las personas.
2. Empoderar a las personas con capacidades (conocimientos, habilidades y nuevas actitudes).
3. Promover cambios organizacionales, en función de la efectividad, la competitividad, la sostenibilidad y la equidad, como principios para impulsar el Desarrollo Humano Sostenible (DHS) en las dimensiones social, económica, ambiental, institucional y tecnológica.
4. Aumentar el interés de la ciudadanía en participar en la toma de decisiones a nivel local y nacional.
5. Promover la igualdad y equidad en el acceso a los recursos, como a los beneficios derivados del trabajo y la reproducción del capital.
6. Organizar redes de trabajo entre personas y organizaciones para lograr fines en educación, salud, empleabilidad, competitividad, seguridad.

De forma que surgen nuevos espacios de trabajo en la gerencia de programas y proyectos en el ámbito estatal (gerencia social pública), comunitaria (gerencia social comunitaria) y de formalización del sector social de la economía (gerencial social y promoción de Pequeñas y Medianas Empresas-PYMES-), y dentro de ello el manejo de procesos de gerencia de redes, participación, empoderamiento de capacidades y desarrollo organizacional.

Sin embargo, la gerencia de estos procesos es compleja, y no puede ser gerenciado utilizando los modelos lineales que desde la economía y la administración han servido para profundizar los procesos de generación de utilidades a partir de la reproducción del capital.

También es notable que producto de las acciones de intervención social para promover el bienestar, utilizando los métodos y técnicas de la gerencia social, fue posible impulsar la creación de una Sociedad Red, mediada por la participación inducida a través de las tecnologías de información y comunicación (TIC´s) que se han convertido en nuevas potenciadores de la democratización de los procesos y de un mejor sistema de pesos y contrapesos políticos.

También es destacable que producto del desarrollo de la industrialización, se han producido importantes impactos en el ambiente, lo que ha generado degradación en el sistema de aporte vital, lo que ha estado marginal, pero permanente en la agenda de discusión internacional, con importantes conclaves como la Convención de Estocolmo en 1972, la Conferencia de Río de Janeiro en 1992, así como la firma de importantes protocolos, convenios para reducir y mitigar el impacto de los riesgos que hemos inducido o que hemos potenciado en la naturaleza.

La seguridad y el bienestar de las personas, ya no es una tarea simple sino compleja en la que intervienen múltiples disciplinas (comunicación, psicología, administración, derechos humanos, comportamiento y desarrollo organizacional, economía, gerencia de programas y proyectos, intervención social en crisis, geografía física y humana, gestión ambiental, investigación y gestión del conocimiento etc) que han concluido en el desarrollo de un nuevo concepto el de la Gestión Social.

4.5 Gestión Social

La Gestión Social, surge tanto de la evolución de los conceptos, metodologías y técnicas, como de los cambios en el contexto latinoamericano.

Según (Cohen, 2005) Latinoamérica transita por la implementación de políticas públicas para lograr el crecimiento, la equidad, la sostenibilidad y la competitividad sistémica, paralelo a ello concurren procesos de transición demográfica, con la consecuencia en los estilos de vida de la ciudadanía, que incluyen la apropiación y uso de las nuevas tecnologías de fabricación, comunicación y acceso a la información, acceso que no siempre es equitativo, contribuyendo a conformar nuevas brechas sociales, que distribuyen a los ciudadanos en ricos y pobres, pobreza que se ve reforzada por una desigual distribución en el ingreso producto del trabajo y la reproducción del capital, trabajo que no siempre es seguro, y que está plagado de riesgos, por los que el Estado invierte grandes recursos financieros dentro de la estructura del gasto social, para atender las emergencias de enfermedades no transmisibles (ENT´s) producto de la exposición ante agentes introducidos en el ambiente natural, los alimentos, el agua y los ambientes de trabajo.

Desde la perspectiva de la construcción del concepto de gestión como una evolución de la administración (Banegas, 2011) ,plantea que lo que diferencia la gestión de la administración es una profundización de los mecanismos de participación (análisis de partes interesadas-stakeholders-, auditorias sociales de las partes interesadas a las actividades desarrolladas por la empresa pública como privada), así como el manejo de la complejidad y de sus impactos (contingencias), a través de un sistema de coordinación más flexible y menos lineal, pensado en función de escenarios posibles (optimista, realista, pesimista) y derivación de estrategias, acciones, asignación de recursos, tiempos y responsables, en función de los cambios en el comportamiento del entorno.

Respecto del análisis del entorno, la administración utilizó por mucho tiempo el análisis FODA, sin embargo, ya este no es tan útil, sino considera los elementos que cambian del entorno, a través de un análisis del contexto Político, económico, socioculturales, tecnológicos, ecológicos y legales (PESTEL), que pueden ser, eso sí fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas (FODA). El perfeccionamiento del análisis del entorno es una condición no solo para la ejecución de acciones mercantiles, sino de inversión infraestructural y superestructural por parte del Estado, la cooperación internacional y la sociedad civil organizada a través de los programas y proyectos sociales y de inversión.

Por otra parte la AOD, brindada por los tributos e impuestos de los ciudadanos de las naciones cooperantes, para financiar el gasto social de los países en vías de desarrollo no solo ha sido analizado como un proceso de generación de dependencias como se evidencio a fines de los 90´s, sino que recientemente en el siglo XXI, las naciones cooperantes, organizadas en un grupo de 16 paises (G-16), han analizado el impacto de la cooperación al desarrollo, proceso que durante más de 50 años se ha enmarcado en apoyar a los paises en vias de desarrollo, sin impactos contundentes, lo que ha conducido a un proceso de “fatiga de la cooperación” que pudiera afectar las estructuras financieras de los Estados asistidos, de tal forma y con objeto de mejorar el desempeño de la cooperación los integrantes del G-16 firmaron en marzo del 2005, la declaración de Principios de Paris (OECD, 2005) que orientan a lograr una mayor efectividad en la ayuda al desarrollo.

En función de la anunciada disminución de la AOD por parte de otras naciones, el sistema capitalista de producción industrial, ha impulsado un nuevo concepto en el que hace partícipe y responsable a la empresa privada, con los consumidores, con el Estado, con sus proveedores, con sus empleados y con el medio ambiente, en función de respeto a los derechos humanos laborales, la participación y consumo informado de productos, la responsabilidad fiscal, en un enfoque de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), en el que las empresas no solo son donantes sino que también pueden crear brazos sociales (Fundaciones o asociaciones) con programas y proyectos de beneficio social, económico y ambiental para la comunidad en la que se desarrolla. Este enfoque se justifica en tanto que una empresa privada no puede desarrollarse, si junto a ella no se desarrolla la comunidad y el Estado, ya que, si no hay desarrollo humano, no hay condiciones para el crecimiento económico sustentable, impulsado por el aumento de consumo, que es una consecuencia de un aumento de ingresos.

Este enfoque complejo, ha conducido a la estructuración del cuerpo teórico del Desarrollo Humano Sostenible (DHS), esto considerando las antiguas teorías económicas y sociológicas del desarrollo y el subdesarrollo, pero enriquecida con los conceptos de desarrollo y gestión ambiental, interfase tecnológica y trabajo en redes sociales, para promover el desarrollo organizacional e institucional. Este proceso de reflexión ha sido documentado por (Trputec, 2003), como un redescubrimiento del desarrollo, a partir de la revisión de las teorías clásicas del desarrollo que se sustentaban en el desarrollo económico y la promoción de su crecimiento. Sin embargo, el crecimiento económico puede no ser sostenible, no estar sustentado en principios de redistribución del ingreso, con fines de promover la equidad, sino la exclusión y construcción social de la marginación.

Para entender tanto el cuerpo de la disciplina, como las competencias profesionales del Gestor Social del Desarrollo Humano Sostenible, como profesión emergente, habrá que examinar el ideal de reforma del Estado, como también el perfil de las personas que gerenciaran estos cambios.

4.5.1 Áreas de Concentración en Gestión Social

Considerando la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social de Copenhague sobre desarrollo social, conclave que convoco a los mandatarios de 118 de los países mundiales, se logró el consenso, de asignar a las personas el papel principal dentro de la gestión del desarrollo. Respecto de ello (Klibsberg, 1996), considera que este evento fue el cenit, de reconocer el aumento de los niveles absolutos y relativos de la pobreza, proceso que había sido denunciado por los informes de la Organización de Estados Americanos (OEA), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), entre otras agencias del sistema de las naciones unidas, interamericano e iberoamericano.

Respecto de ello, la lección que se obtiene es que el Estado debe de reorganizarse mediante una profunda reforma, con la finalidad de lograr cumplir con su rol estratégico, superando el enfoque de planificación y formulación de estrategias, ya que la práctica ha demostrado que su instrumentación es altamente compleja, en parte debido a la desarticulación de las políticas públicas existentes y formuladas por las unidades del mismo Estado.

Frente a ello una nueva institucionalidad para el desarrollo, representada por las dos fuerzas de movilización de recursos (Estado, Organizaciones de la Sociedad Civil (ONG´s, OPD´s, INGO´s) debe de surgir, la cual según (Klibsberg, 1996)de tomar en cuenta la Gestión Social en algunos o en todos los espacios siguientes:

- Desarrollo de redes de trabajo: Debido a que los retos son grandes, se hace necesario potenciar la colaboración, la solidaridad y el trabajo en equipo, en el que se conformen redes de trabajo, compuestas por individuos y organizaciones, con fines comunes. Las redes sociales, pensadas inicialmente por George Simmel, como formas complejas de relación, en donde se identifican diadas y nodos, ha sido parcialmente superada y evolucionada por la teoría de la sociedad red presentada por (Castells, 1999) en la que se presenta la interfase de red, mediadas por los nuevos medios de comunicación que en forma de revolución tecnológica, influyen sobre los individuos, los mecanismos de trabajo, la economía, la organización empresarial y la cultura.

Este mismo proceso de cambio, que ha sido advertido por Manuel Castells, desde la sociología de la comunicación, también ha sido descrito por el futurólogo norteamericano (Toffler, 1988), en el que presenta las nuevas tecnologías (información, comunicación, biomanufactura, energía) como una revolución que superara las revoluciones agrícolas (primera ola) e industrial (segunda ola).

- Articulación de las políticas económicas y social: La delineación de políticas económicas, no debe de ser incongruente con lo planteado en la política social, ya que ambos son subsistemas en un nivel de integración mayor que es la sociedad. Tradicionalmente, los economistas, han visto la implementación de la política social a través de las acciones que el Estado realiza, más como un gasto social que como una inversión, lo cual ha marginalizado la inversión en protección social, fomento de capacidades humanas y fortalecimiento de los sistemas de prestación de servicios de sanidad.

- Jerarquización organizacional del sector social, para promover la gobernabilidad del sistema de gestión social: La división del sector social, en Ministerios, comités, consejos, cada uno de los cuales emite lineamientos para instrumentar políticas subsectoriales, ha provocado una duplicación de funciones, que es innecesaria e inefectiva desde la perspectiva de la administración de los recursos. La integración de las funciones para la acción social permitiría un mayor control de la gestión, como también una mayor efectividad, derivada de un fortalecimiento de la gobernabilidad del sistema de gestión social.

- Descentralización: Tradicionalmente el Estado ha concentrado el poder de decisión en instituciones creadas bajo una lógica jerárquica y de corte autocrática, lo que ha dificultado la toma de decisiones de forma rápida, efectiva y pertinente a los contextos locales. La necesidad de descentralizar funciones, actividades y recursos, ha estado evidente por lo menos desde las dos últimas décadas del siglo XX, sin avances significativos en la masificación de la idea, tan solo el desarrollo de algunas experiencias piloto de corte innovador, que han demostrado hasta el momento ser más efectivas que la gestión social centralizada, temas como la educación, la salud y los programas de vivienda social descentralizada implementados bajo el enfoque descentralizado han mostrado su efectividad en campo, pese al temor generalizado que las burocracias y las elites locales, se “apoderaran” de los recursos asignados para la ejecución de las acciones.

- Impulso a la participación ciudadana: La práctica de la Gestión social del desarrollo ha demostrado que la participación da resultados, tanto en proceso de planificación, presentación de resultados de gestión, educación, favoreciendo cambios significativos en pro del bienestar humano. Numerosas leyes, decretos, programas, proyectos y acciones afirmativas se han desarrollado en las dos últimas décadas del siglo XX y primeras del siglo XXI que indican que la participación es un enfoque que debe de implementarse en todas las acciones de intervención planificada en la sociedad. La participación ha permitido sustituir el enfoque conductista del desarrollo por uno más democrático, sustentado en la idea de fortalecimiento de las capacidades humanas para fomentar la participación con poder de decisión.

- Concertación activa con la sociedad civil: Los modelos rígidos de la institucionalidad del sector social, inundados de los paradigmas de asistencia y servicio social, en los que la asistencia era conducida por los entes ejecutores y un enfoque casi hipodérmico trasladada a los sujetos receptores, considerados como necesitados e inferiores, pobres en el sentido amplio de la palabra.

Los nuevos modelos de gestión social, reconocen que las comunidades, sus individuos y formas de organización tienen una experiencia humana acumulada, conocimientos que pueden ser útiles para reforzar los programas de gestión social, la gestión de la participación social, como un potenciador de los programas sociales, había sido destacada desde la década de 1980 por autores como (Nesman, 1981)y profundizada en los 90´s por (Srinivasan, 1993), (Fung & Wright, 1997), (Klibsberg, Seis tesis no convencionales sobre participación, 1999), que han contribuido a un gran número de reflexiones y experiencias con métodos y técnicas para promocionar la participación, formulación y ejecución de presupuestos participativos como los desarrollados en Sao Paulo, Porto Alegre, investigación participativa o investigación-acción, acciones de incidencia en la formulación, reformulación e implementación de políticas públicas.

Por tanto, en este nuevo enfoque se hace necesario profundizar los espacios de concertación, consulta, promoción de la autogestión, el codesarrollo, la formación de capacidades para el autodesarrollo que garanticen la sostenibilidad y eliminen de alguna manera la dependencia de los receptores del apoyo o colaboración social.

- Cooperación regional e interregional para impulsar la reforma: Las reformas para logar la modernización del Estado, no pueden ser producto de los esfuerzos locales, en ello deben de intervenir y apoyar la cooperación y colaboración internacional, ya sea mediante el intercambio de experiencias para la gestión de la nueva institucionalidad como de los procesos. En este marco destaca en gran medida los PdP-2005, en los que se establece el marco de actuación de la cooperación internacional, para por un lado respetar la autodeterminación de las naciones, como también estimular una mayor efectividad en la AOD, como también los nuevos formatos de cooperación y colaboración entre naciones que superan la visión de cooperación Norte-Sur, para implementarse procesos de cooperación Sur-Sur.

- Profesionalización de la Gestión Social: El manejo de un sector social reformado, modernizado tecnológicamente y reestructurado en aspectos básicos requiere de capacidades humanas también modernizadas.

4.5.2 Perfil Profesional del Gestor Social

En este contexto (Klibsberg, ¿Como modernizar el Estado para el Desarrollo Social?, 1996, pág. 50) considera que el perfil del Gestor Social está integrado por un conjunto de capacidades estratégicas, como:

a. Manejo de la complejidad: La complejidad es una evidencia que no se puede desconocer de la realidad. La teoría de la complejidad, supera en gran medida la visión sistémica de etapas de procesos, para reconocer que entre las etapas existen interrelaciones que no son lineales, mediadas por la existencia de “Efectos indirectos de la acción directa”, de dinámicas aun no conocidas, pero vigentes en los órdenes de la realidad social y natural, que según (Serrano, 1993)constituyen los grandes espacios de intervención planificada de la realidad. Específicamente nuestras relaciones con la naturaleza forman parte de una emergencia de complejidad, tal como lo evidencia el trabajo de (Funtowicz & DeMarchi, 1998), sobre la complejidad ambiental.

Para el manejo de la complejidad como fenómeno, se requiere el desarrollo de un pensamiento humano complejo (Morin, 1995), que aboga por una reestructuración de la educación, específicamente la educación superior, transformando la universidad (unidad de la variedad) en multiversidad (multiples enfoques de la realidad). Y es que a criterio del físico Heinz Pagels “Las naciones y personas que dominen las nuevas ciencias de la complejidad se convertirán en los súper poderes económicos, culturales y políticos del siglo 21”.

Estas capacidades están siendo desarrolladas por una nueva ciencia, la pléctica, que según su fundador (Gell-Man, 1995), que dirige el primer Instituto de la Pléctica en Santa Fe, California, se ocupa de la dinámica de la “totalidad estudiada”, pero sin fraccionarla, describiendo las dinámicas que existen desde el campo de la química al capitalismo tardío, en donde existen y coexisten sistemas complejos, adaptativos, autorregulados, cuyas contradicciones y desequilibrios debe ser estudiado por el Gestor Social para reestructurarlos, vencer, sobrevivir y avanzar.

b. Gestión Interorganizacional: La creación de redes sociales de trabajo, y nuevos niveles en la jerarquía organizacional, para sumar capacidades y atender la complejidad emergente, hace que según (Klibsberg, ¿Como modernizar el Estado para el Desarrollo Social?, 1996, pág. 52) en cita de lo expresado por Barbara Coe que consideró que:

El enfoque gerencial más apropiado se caracteriza tanto por la percepción de todo el escenario como una meta organización como por la creación de conciencia, aceptación y el estímulo de los valores, intereses, ideas, funciones, liderazgo y colaboración de toda la gama de grupos de interés dentro de dicha meta organización.

Respecto de lo planteado por Coe, (Klibsberg, ¿Como modernizar el Estado para el Desarrollo Social?, 1996) considera que estas nuevas habilidades para dirigir la institucionalidad interorganizacional, en la que la participación y la necesidad de colaboración ha permeado los esquemas rígidos de las instituciones, deben basarse en una negociación permanente de programas y relaciones dentro de la propia red y la capacidad para identificar puntos comunes, persuadir, promover, negociar y acumular coincidencias.

c. Desarrollo de la Auto sustentación: El fin último de los nuevos formatos de intervención social planificada, es la autonomización y sostenibilidad de los beneficiarios y los beneficios. De tal forma que el gestor social, como evolución del gerente social, deberán de evitar las tentaciones paternalistas y las estrategias manipuladoras como ejes de trabajo y sustituirlas por la promoción de acciones, como impulsores del desarrollo del ser humano y sus instituciones, con fines de apoyo para la auto sustentación de las acciones y los beneficios.

d. Agente de cambio: Según (Klibsberg, ¿Como modernizar el Estado para el Desarrollo Social?, 1996) el gestor social debe de ser un agente de cambio para las organizaciones y en las actitudes de los individuos, de manera que debe ser un individuo de avanzada, en el sentido de anticipar los cambios, estar preparado para ellos y sensibilizar a otros sobre la importancia de cambiar utilizando para ello técnicas de educación y comunicación, que permitan reducir la resistencia, mediante la participación informada y la creación de una opinión calificada en las personas y las instituciones donde se pretende instaurar los cambios.

e. Compromiso con la Comunidad: Planteada por (Klibsberg, ¿Como modernizar el Estado para el Desarrollo Social?, 1996) inicialmente en los 90´s como parte del perfil del gerente social, es desarrollado con mayor profundidad en el siglo XXI en conjunto por (Sen & Kliksberg, 2007), en donde plantean un marco de actuación de los gestores sociales que desde el Estado y su dirección, la coordinación de la actuación de la sociedad civil organizada y el empresariado socialmente responsable (ESR), deben de enfocar sus comportamientos en una ética del bien común para favorecer la diversidad, promover la cultura como factor del desarrollo, disminuir la inequidad y la inseguridad ciudadana y promover la disminución de la deuda social, mediante el diseño y conducción de programas y proyectos de inversión social.

II. El trabajo del Sociógogo. Limites, fronteras y ampliación de posibilidades

Bibliografía

Banegas, L. (2011). Introducción a la Administración. Tegucigalpa, Honduras: Editorial Teleos FundaUG&T.
Berger, P. (1967). Introducción a la sociología. México, D.F.: LIMUSA.
Bueso, R. B. (1988). Antología del Pensamiento Pedagógico Universal . Tegucigalpa, M.D.C.: Editorial Universitaria UNAH.
Castells, M. (1999). La sociedad Red. México, D.F.: Siglo XXI Editores.
Cohen, E. (2005). Gestión social. Como lograr eficiencia e impacto en las políticas sociales. México, D.F.: CEPAL-NU Editores Siglo XXI.
Egg, A. E. (1996). Introducción al trabajo social. Buenos Aires, Argentina: Lumen-Humanitas.
Faleiros, V. (2003). Estrategias de Empowerment en Trabajo Social. Buenos Aires, Argentina: Editorial Lumen Humanitas.
Fink, A., & Conover, M. (1972). Campos de aplicación del servicio social. Buenos Aires, Argentina: Humanitas.
Friedlander, W. (1978). Dinámica del Trabajo Social. Buenos Aires, Argentina: Editorial PAX.
Fung, A., & Wright, E. (1997). Democracia en profundidad. Nuevas formas institucionales de Gobierno participativo con poder de decisión. Bogota, Colombia: Universidad Nacional de Colombia.
Funtowicz, S., & DeMarchi, B. (1998). Ciencia posnormal, complejidad reflexiva y sustentabilidad. La complejidad ambiental. México, D.F.: PNUMA Siglo XXI Editores.
Gell-Man, M. (1995). El quark y el jaguar: Aventuras de lo simple y lo complejo. Turquest Editores.
Inkeles, A. (1965). ¿Que es la sociología? Introducción a la ciencia y a la profesión. México, Distrito Federal: Unión Tipográfica Editorial Hispano Américana (UTEHA).
Klibsberg, B. (1996). ¿Como modernizar el Estado para el Desarrollo Social? La educación. Revista Interamericana de Desarrollo Educativo, 41-54.
Klibsberg, B. (1999). Seis tesis no convencionales sobre participación.
Moreno, J. M., Poblador, A., & DelRío, D. (1984). Historia de la Educación. Madrid, España: Biblioteca de Innovación Educativa (BIE).
Morin, E. (1995). Introducción al pensamiento complejo. GEDISA Editorial.
Nesman, E. (1981). Participación popular y desarrollo. Alajuela, Costa Rica: Alfalit International.
Ruzzo, M. (1977). Sociología y servicio social. Buenos Aires, Argentina: Editorial Humanitas.
Sen, A., & Kliksberg, B. (2007). Primero la gente. Una mirada desde la ética del desarrollo a los principales problemas del mundo globalizado. Buenos Aires, Argentina: Editorial TEMAS.
Serrano, A. (1993). Los Ordenes de la Realidad. Paraninfo.
Shane, H. (1977). El significado educacional del futuro. Buenos Aires, Argentina: Editorial Guadalupe.
Srinivasan, L. (1993). Instrumentos para la participación de la comunidad. Manual de capacitación de capacitadores en técnicas participatorias. Washington, EUA: PNUD.
Toffler, A. (1988). La tercera ola. México, D.F.: Edivisión.
Trputec, Z. (2003). Desafios de la gestion, desarrollo y toma de decisiones. Tegucigalpa, Honduras: UNAH- PLATS.

Visitas: 49

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de RedDOLAC - Red de Docentes de América Latina y del Caribe - para añadir comentarios!

Participar en RedDOLAC - Red de Docentes de América Latina y del Caribe -

Comentario por Maria de Lourdes Ruiz Nambo el enero 11, 2019 a las 2:54am

Muchas veces creemos que educación es un termino limitado, pero no tomamos en cuenta que es el pasaporte para transformar a nuestra sociedad, no valoramos la magnitud que puede traer consigo el educar, es conclusión educar para transformar.

NOS AUSPICIAN

INSTITUTO RedDOLAC

Campus Virtual RedDOLAC

ANUNCIE SUS CONGRESOS Y SERVICIOS EDUCATIVOS  EN REDDOLAC

 

Contáctenos al correo: reddolac@gmail.com

NOS AUSPICIAN


ANUNCIOS

Consulte el proceso para tramitar su constancia de ser miembro de RedDOLAC al correo: reddolac@gmail.com

Se aclara que no es obligatorio tramitar constancia para ser miembro de RedDOLAC.

Contáctenos

Dónale a RedDOLAC

Apoyemos para que RedDOLAC siga en línea
(más información aquí)

DONAR

Foro

LA INVESTIGACIONES DESCRIPTIVAS LLEVAN HIPÓTESIS?

Iniciada por edgar segundo montoya zúñiga en Tecnologías de Información y Comunicación. Última respuesta de Jorge Luis Bilbao Ramirez el jueves. 7 Respuestas

INVESTIGACION REALIDAD O VERDAD

Iniciada por Lurelis Dubraska VB de Marquez en Didáctica y Pedagogía el lunes. 0 Respuestas

Analogias Tripartita.

Iniciada por armando barraza cuéllar. en Tecnologías de Información y Comunicación. Última respuesta de armando barraza cuéllar. 11 Sep. 1 Responder

Libro La Pedagogía como Ciencia (Epistemología de la Educación)

Iniciada por Antonio Jesús Pérez Sierra en Didáctica y Pedagogía. Última respuesta de Lurelis Dubraska VB de Marquez 12 Sep. 2 Respuestas

Analogias. psicopedagogico e didactico en el aula y virtual.

Iniciada por armando barraza cuéllar. en Didáctica y Pedagogía. Última respuesta de Janett Villavicencio Flores 5 Sep. 3 Respuestas

RedDOLAC

Organizaciones

Canal de audio RedDOLAC

Su constancia de RedDOLAC

Gracias por su visita

IBSN

© 2019   Creado por Henry Chero V..   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio